Cifras pesimistas para la región|06 de octubre de 2021

Banco Mundial: otra “década perdida” en América Latina

El organismo multilateral advirtió sobre otra “década perdida” en América Latina y anunció que Argentina crecerá por debajo de lo prevista por el gobierno de Alberto Fernández.

Por redacción

El Banco Mundial publicó un informe muy crítico respecto a la situación económica en América Latina, advirtiendo que se tratará de otra “década perdida” para la región. En esta línea, en el documento titulado “Recobrar el crecimiento: reconstruyendo economías dinámicas pos-COVID con restricciones presupuestarias” prevé que Argentina va a crecer un 2,6% en 2022, por debajo del 4% calculado por el gobierno de Alberto Fernández. De acuerdo con el informe, las secuelas de la pandemia permanecerán durante años en América Latina y el Caribe, por lo que será realmente difícil para las economías crecer.

 

 

Las consideraciones generales que marcó el documento

Asimismo, el documento elaborado por el organismo multilateral afirmó que “se necesitan reformas urgentes para impulsar el crecimiento y combatir problemas estructurales profundos que arrastra la región”. Esto se debe a que la reactivación económica en la región fue “más lenta de lo esperado y las secuelas que ha dejado en la economía y sociedad tardarán años en desaparecer”.

 

Si se toman en consideración las estimaciones del crecimiento en la región en el 2022, la situación es preocupante. Aparte del 2,2% en Argentina, el Banco Mundial prevé que Brasil crezca un 1,7%, Paraguay un 4% y Uruguay 3,1%. Es decir, si bien esto representa una mejora respecto al pronóstico previo, con estos números los países no recuperarán lo perdido en el 2020.

 

“Si bien se prevé que el crecimiento regional se recupere un 6,3 por ciento en 2021, junto a una aceleración de la vacunación y una caída en las muertes por COVID-19, la mayoría de los países no logrará revertir del todo la contracción de 6,7 por ciento que tuvo lugar el año pasado. Más aún, las previsiones de crecimiento para los próximos dos años caen por debajo del 3 por ciento, un regreso a las tasas de crecimiento bajas de la década de 2010, generando preocupación de una nueva década perdida en términos de desarrollo”, sostuvo William Maloney, jefe del banco para la región.

 

“Necesitamos cambios que permitan que la región vuelva a crecer como en la década pasada, pero en un contexto de recursos fiscales reducidos. Además, las presiones inflacionarias pueden aumentar las tasas de interés, haciendo más difícil el financiamiento en los mercados internacionales”, agregó el economista.

 

 

Las condiciones nacionales

En cuanto a la situación particular de Argentina, de acuerdo con las previsiones del Banco Mundial, se estima que el país crecerá 7,5% este año -tras la caída del 9,9% del 2020- y que sumará un 2,6% en 2022 y 2,1% en 2023. Además, consideró que el Gobierno necesita acordar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar que se acelere más la alta inflación del país, que ya ronda el 52% en el último año.

 

“La inflación esta cerca del 50%, pero el Gobierno sigue contando con algunas herramientas para evitar que la crisis se profundice, como llegar a un acuerdo con el FMI y aclarar las expectativas; sin embargo, estamos hablando del corto plazo y una vez que haya más estabilidad, el país debe abordar sus problemas estructurales de mediano plazo porque no ha crecido casi en la última década”.

De esta manera, Argentina, al igual que la región, atraviesa un momento clave para la recuperación económica. En esta línea, las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional serán determinantes para el país, ya que el su crecimiento dependerá de esto. En caso de llegar a un acuerdo para refinanciar la deuda de USD 45.000 que contrajo el estado durante el gobierno de Mauricio Macri, se deberá avanzar hacia las reformas solicitadas por el FMI. Si se desea volver a ganar la confianza de los inversores privados, un plan económico claro y que ancle las expectativas será necesario para estabilizar la economía luego de prolongados años de crisis.

 

 

VC