Actualidad|14 de octubre de 2021

Crisis en Perú por la pelea del Presidente con su partido: qué está pasando

Vladimir Cerrón, líder de Perú Libre y uno de los aliados del mandatario, anunció que no le dará el voto de confianza a su nuevo gabinete, ya que considera que supone un giro al “centro derechismo”.

Por redacción

Cada vez se vuelve más complicado el escenario político en Perú, dejando a Pedro Castillo cada vez más acorralado. En esta oportunidad, la postura del partido marxista Perú Libre, quien llevó a la presidencia al mandatario, supone un nuevo escándalo y problema para el gobierno del país. De acuerdo a las declaraciones del líder del partido, Vladimir Cerrón, Perú Libre no el dará el voto de confianza al nuevo gabinete de Castillo.

 

“Existe un inocultable giro político del Gobierno y su gabinete hacia el centro derechismo, donde incrementaron los representantes ‘caviares’” sostuvo Cerrón, haciendo referencia a como califican de forma despectiva a los políticos de izquierda progresista.

 

“Esta composición la integran partidos sin inscripción, sostenidos por ONGs norteamericanas, quienes han cogobernado con los cuatro últimos gobiernos y ahora con el actual”, indicó el comunicado firmado por la Asamblea Nacional Extraordinaria del partido.

 

Estas duras declaraciones suponen una distanciamiento del partido con el Ejecutivo, al igual que anticipa una inevitable ruptura del bloque político. Este conflicto, que se recrudeció con el pedido de renuncia de Castillo a Guido Bellido, ex presidente del Consejo de Ministros, por Mirtha Vásquez, una funcionario más moderada, se vuelve cada vez más complicado.

 

Si bien en esa ocasión la decisión respondió a la necesidad del mandatario de saldar la tensión dentro de su partido provocada por una serie de desacuerdos en el último tiempo, la medida no tuvo el resultado deseado. A pesar de que Castillo buscó “garantizar la gobernabilidad del país”, esto dista de la realidad. Mientras que antes uno de sus temores se vinculaba a las amenazas que sobrevolaron la sesión en el Congreso respecto a la posibilidad de que la oposición forzara su destitución mediante el voto de censura, ahora vemos un claro giro en sus preocupaciones con relación a sus principales rivales. El problema actual radica en que el oficialismo intente frenarlo plateando una cuestión de confianza.

 

 

Cuestión de confianza en Perú

Existen dos formas de resolver la cuestión de confianza en Perú, la cual reside en la totalidad del gabinete y no sobre un ministro en particular. La primera es que el Congreso conceda la confianza, lo que representaría un apoyo al Ejecutivo. Mientras, que, por otro lado, la segunda opción es denegarla, lo cual dejaría al poder Legislativo en una situación de extrema vulnerabilidad. Esto se debe a que el jefe de Estado podría disolver el parlamente si así lo deseare si el Congreso deniega la confianza a dos gabinetes dentro de un mismo período de gobierno. Por esta razón, los sucesos mencionados complican cada vez más el futuro político y la estabilidad en el país.

 

En este contexto, Cerrón instó a los legisladores de Perú libre a dar cumplimiento a lo dispuesto y no dar el voto de confianza al gabinete presidido por Mirtha Vásquez. De acuerdo al líder del partido, “no hacerlo implicaría una incoherencia principista”. No obstante, es importante tener en cuenta que de los 37 congresistas que posee Perú libre, 13 tienen vínculos más estrechos con Castillo.

 

De esta manera, los siguientes días serán claves para Castillo si desea asegurar la gobernabilidad en Perú. A tan solo meses de su llegada al gobierno, la coalición que llevó al presidente al gobierno se desintegra y el mandatario se encuentra cada vez más acorralado.

 

VC