Economía|19 de septiembre de 2022

El FMI le dió el visto bueno a la Argentina: "Queremos ver bajar la inflación y subir el ingreso "

La titular del organismo envió un mensaje a la Argentina.

Por redacción

El presidente Alberto Fernández se reunió con la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, en donde el organismo aprobó la revisión trimestral del país. 

 

Es un momento difícil en todas partes, es un momento difícil en Argentina, pero dando los pasos correctos en el frente de las medidas políticas se calmarán las aguas

La titular comentó que “Queremos ver bajar la inflación y queremos ver que el ingreso suba para todos en la Argentina”  

 

La reunión ocurrió en el consulado argentino en New York, en donde tras aprobar la segunda revisión técnica, autorizando un nuevo desembolso de USD 3900 millones, para saldar la deuda contraida por el gobierno de Macri. 

 

Finalizada la reunión, Georgieva comunicó “Tuvimos una excelente reunión con el presidente Fernández. Hablamos del avance considerable que hemos alcanzado con nuestros equipos para llegar a un acuerdo a nivel técnico respecto de la segunda revisión. También expresé mi reconocimiento por la forma muy seria en la que el ministro Massa y su equipo están abordando los desafíos significativos de la Argentina”.

 

El desafio actual se enfrente a cumplir para fin de año las metas de inflación y de reservas de divisas del Banco Central. 

 

La segunda revisión

El equipo técnico del organismo internacional manifestó “El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas llegan a un acuerdo a nivel de personal técnico sobre la segunda revisión en el marco del Acuerdo de Servicio Ampliado del Fondo”.

 

"El acuerdo está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que se espera se reúna en las próximas semanas. Una vez completada la revisión, Argentina tendría acceso a alrededor de US$ 3.900 mil millones (DEG 3.000 millones). Las recientes y decisivas medidas de política destinadas a corregir reveses anteriores están ayudando a restaurar la confianza y fortalecer la estabilidad macroeconómica, incluso mediante la reconstrucción de las reservas internacionales”, indicó el informe.

 

Sin embargo, el informo detalló que el país no cumplió con el psio de reservas internacionales netas: “La mayoría de los objetivos del programa cuantitativo hasta fines de junio de 2022 se cumplieron, con la excepción del piso de las reservas internacionales netas, principalmente debido a un crecimiento del volumen de importaciones superior al programado y demoras en el apoyo oficial externo. Posteriormente, un período de volatilidad en el mercado cambiario y de bonos fue detenido luego de medidas decisivas que corrigieron reveses anteriores y reconstruyeron credibilidad”.

 

“El marco macroeconómico de referencia revisado refleja un entorno global más difícil (presiones inflacionarias en curso, endurecimiento de las condiciones financieras y desaceleración del crecimiento) y las recientes presiones del mercado interno. No obstante, y en el contexto de acciones decididas por parte del nuevo equipo económico, las presiones del mercado se están disipando y la perspectiva de crecimiento permanece sin cambios en 4 por ciento para este año, antes de moderarse a la tasa potencial de 2 por ciento a partir de 2023″, indicó.

 

En referencia a la inflación, se indica “Si bien las presiones inflacionarias siguen siendo fuertes, lo que resulta en revisiones al alza en el pronóstico de inflación, se espera una moderación gradual durante el resto de 2022 y 2023 lo que refleja una combinación de marcos de políticas macroeconómicas más estrictas, incertidumbres reducidas debido a la implementación sostenida del programa y la evolución proyectada de los precios mundiales de las materias primas”.

 

“En el frente de la política fiscal, el programa prevé el cumplimiento de un objetivo de déficit primario del 2,5 por ciento del PIB en 2022 y del 1,9 por ciento del PIB en 2023, como se destaca en el proyecto de presupuesto presentado recientemente. Las mejoras en las finanzas públicas se sustentan en (i) una mejor focalización de los subsidios a la energía, el agua y el transporte; (ii) una nueva priorización del gasto para asegurar la ejecución de proyectos de inversión críticos y la protección adecuada de los hogares pobres; (iii) controles de gastos fortalecidos, que a su vez deberían ayudar a contener los atrasos en los gastos; y (iv) esfuerzos para revisar los incentivos fiscales corporativos y fortalecer el cumplimiento de los ingresos”.

 

El país debe enfrentar vencimientos por USD 5.400 millones hacia fin de año.