Agenda|22 de junio de 2022

La falta de gasoil convoca cortes en diferentes provincias y peligra la cosecha

El aumento de precios y el paro de los transportistas empieza a paralizar al país desde el interior.

Por

Lucas Caraffa

Politica Hoy

El aumento de precios del gasoil, desatado por el conflicto ruso-ucraniano, empieza a hacer estragos en la Argentina. Dicho combustible, recordemos es fundamental para la actividad agrícola, central para la producción de alimentos y demás materias primas en nuestro país. 

 

La crisis empieza desde el interior, y es en Tucuman donde la situación se encuentra más crítica. En el resto del país y sobre todo en Buenos Aires, los precios no han subido tanto, al menos de momento. 

 

La ausencia de gasoil lleva a crisis el esquema productivo, afectando tanto a productores como trabajadores y transportistas. Estos últimos son de gran importancia, ya que son los fletes los más dañados por el aumento, siendo un sector altamente gremialismo. Asi, en la provincia de Jaldo, la Asociación de Transportistas de Carga de Tucumán (ATCT), el Centro de Transportistas Unidos de Tucumán (CTCT) y el Sindicato de Propietarios de Camiones, cortaron siete puntos estratégicos de la provincia paralizando la producción azucarera en modo de reclamo.

 

Esta semana también hubo medidas de fuerza de diferente índole en Corrientes, Misiones, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Catamarca y Buenos Aires, organizados por Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), la Unión Nacional de Transportistas (UNTRA), Autoconvocados Unidos y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP). 

 

La disputa se basa no solo en la escasez de gasoil si no también el aumento del precio del litro ante el faltante y la necesidad del sector de renegociar con las empresas los valores de los contratos para llevar sus mercaderías de un punto a otro. Para diciembre el acuerdo llevaba a que las empresas paguen a $ 110 el litro de gasoil a los transportistas, ese precio ya no existe pero siguen liquidando a ese monto y el sector se niega renegociar. Llevando a la irrentabilidad por parte de los transportistas.

 

Para colmo la medida de fuerza coincide con la cosecha de las principales actividades de la provincia: la zafra azucarera, la cosecha del limón y de cereales, las cuales les garantizan ingresos en dólares a la provincia. 

 

Al menos 21 provincias temen las consecuencias del faltante de gasoil y la disputa amenaza con transformarse en un problema político grave de cara a la rosada. Sobre todo las provincias del norte grande. 

 

Ya se demoran tres horas de cola en algunas estaciones de servicio tucumanas. Como respuesta, YPF y otras petroleras compraron buques con gasoil, pero el combustible aún no llega a los surtidores. Con el paso de las horas los problemas económicos podrían provocar fuertes repercusiones políticas.