Actualidad|11 de enero de 2022

Nicaragua: Ortega asume un quinto mandato y Argentina dice presente

Tras controversiales elecciones, Daniel Ortega asume la presidencia de Nicaragua, acompañado solamente por los mandatarios de Cuba, Venezuela y Honduras.

Por redacción

El día de hoy se realizó el acto de investidura de Daniel Ortega, caracterizado por la ausencia de líderes mundiales. De esta manera, luego de decenas de denuncias vinculadas a elecciones fraudulentas y persecución política a la oposición, Ortega asume su quinto mandato en el país.

 

Como señalaban diversos informes el nuevo mandatario ganó las elecciones del 7 de noviembre luego de haber enviado a prisión o al exilio a 40 líderes disidentes, entre ellos, siete candidatos presidenciales.  Por esta razón, la Casa Blanca calificó como una “pantomima” electoral el último comicios, mientras que Bélgica consideró que no fue “democrático”, al carecer de transparencia.

 

La ceremonia de asunción se llevó a cabo en la Plaza de la Revolución en Managua, marcando el inicio de un nuevo período de cinco años, que culminará en 2027, junto con su esposa como vicepresidente. En esta oportunidad, al evento solamente estuvieron presentes el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel; y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Asimismo, contó con la asistencia de una delegación enviada especial de China e Irán.

 

Tal como señalaban los especialistas al momento de la campaña electoral y, particularmente, luego de los comicios, el 2020 marcó un punto de inflexión para la política exterior de Nicaragua. En este sentido, el lento proceso de “cierre al mundo”, claramente se vio reflejado en la asunción de Ortega. Completamente aislado de la comunidad internacional, el país deberá hacer frente a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, aunque probablemente con el apoyo de China.

 

Argentina en la asunción de Ortega

La presencia de Daniel Capitanich, embajador argentino en el país expresó los lineamientos de la política exterior de este gobierno, al igual que su respaldo a Ortega. Junto a delegados de China, Rusia, Irán, Corea del Norte, Siria, Honduras, Belice, México, Vietnam, Laos, Bielorrusia, Egipto, Yemen, el diplomático argentino ocupó un lugar privilegiado.

 

Sin lugar a duda la postura del gobierno argentino respecto a la política exterior fue extremadamente ambigua y duramente criticada. Esto se debe, en parte, por su falta de apoyo a iniciativas de la comunidad internacional para condenar lo que sucede en países poco democráticos como Nicaragua, Honduras o Cuba. Alegando el principio de “no intervención”, la administración de Alberto Fernández mantuvo el silencio ante polémicos episodios.

 

Además, cabe resaltar que Capitanich compartió al ceremonia con un funcionario iraní acusado de ser partícipe intelectual del atentado terrorista a la Asociación Mutual israelita Argentina (AMIA). Se trata de Mohsen Rezai, sobre quien pesa una alerta roja de interpol. De esta forma, el gobierno protagoniza un nuevo episodio controversial, caracterizado por un acercamiento a países poco democráticos.