Otra vez|14 de enero de 2022

“Partygate”: escándalo por nuevas fiestas de Boris Johnson en plena cuarentena

Revelan otras dos fiestas en la residencia del primer ministro británico en plena cuarenta y la madrugada antes del funeral del Príncipe Felipe.

Por redacción

Continúan los escándalos en Reino Unido tras las noticias de fiestas celebradas en Downing Street durante la cuarentena impuesta por la pandemia del COVID-19. Si bien esta semana Boris Johnson debió hacer su comparecencia ante el Parlamento británico por el evento realizado en mayo del 2020, nueva información reveló la existencia de otras fiestas. Esto incrementa la ira generalizada de la sociedad y la oposición, quienes buscan la dimisión del mandatario.

 

En el caso de los nuevos escándalos, distintos portales dieron a conocer que el personal de Downing Street, entre los que se encontraban Boris Johnson y altos funcionarios, bebieron alcohol hasta la madrugada en la residencia del mandatario. Ese viernes 16 de abril, Gran Bretaña estaba en un período de luto oficial luego de la muerte del Príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II. Al día siguiente de la fiesta, en una capilla privada en el Castillo de Windsor, la familia participó del funeral, respetando todas las medidas de distanciamiento impuestas. En el caso de la reina, esto significó sentarse sola durante toda la ceremonia.

 

“Sin embargo, el ambiente en Downing Street ese viernes por la noche era bastante diferente. Asesores y funcionarios públicos se reunieron después del trabajo en dos eventos separados para marcar la partida de dos colegas”, dice la investigación de The Telegraph.

 

De esta manera, estos sucesos se suman a la larga lista de incumplimiento de restricciones en la sede del primer ministro Boris Johnson.  En este sentido, por el momento son cuatro las fiestas que dieron a conocer portales de noticias de Reino Unido. A contramano de las rígidas imposiciones a la vida social que debían respetar los ciudadanos, el accionar del gobierno expresaba el desinterés por el contexto sanitario y las medidas adoptadas.

 

Reacción de la oposición y respuesta de Boris Johnson

Boris Johnson se encuentra cada vez más acorralado por todos los escándalos que giran alrededor de su administración. Luego de las disculpas en el Parlamento, el nuevo informe d eventos pone en jaque su futuro en el gobierno. Eso se refleja en el creciente descontento e ira dentro de su partido, en donde resuenan los llamadas a invocar una moción de censura interna contra el controvertido primer ministro.

 

Dentro de las filas conservadoras, ya son al menos cinco los diputados de la bancada que piden la dimisión del mandatario. Este es el caso de Douglas Ross, líder del partido de Johnson en Escocia, y figura clave en al política británica. Por lo tanto, uniéndose a las demandas de los tres principales partidos de la oposición, los diputados conservadores se alejan del primer ministro.

 

Si bien el portavoz del gobierno afirmó que Johnson “no va a dimitir”, el escándalo se agrava cada vez más. Un sondeo de YouGov, realizado para el diario The Times antes de su petición de disculpas, daba al Partido Laborista una ventaja de diez puntos respecto a los conservadores, algo inédito en casi una década.

 

En cuanto a la respuesta del gobierno ante el conocimiento de estas últimas fiestas, solo se limitó a una disculpa por parte del portavoz. “Es profundamente lamentable que esto haya tenido lugar en un momento de luto nacional y Downing Street se ha disculpado con el palacio”, afirmó el portavoz, precisando que se presentaron las disculpas por los canales oficiales.