Actualidad|12 de octubre de 2021

Por qué estaría lejos un acuerdo con el FMI

La probable derrota en las PASO puede incitar al Gobierno a radicalizar la economía. El acuerdo con el FMI se ve cada vez más lejos.

Por Edmundo Tusam

Las discusiones hechas dentro del oficialismo luego de conocidas las PASO pusieron en evidencia la probabilidad de que el sector filo-kirchnerista pueda imponer cierta radicalización sobre las policies económicas de cara a noviembre. Si el resultado, por entonces, fuese el mismo que en la contienda anterior, esto que vemos ahora se podría acelerar de manera cuantiosa.

 

Más intervención en los mercados, más estatizaciones y mayor persecución a las empresas. "Si las vas a hacer, hacela bien", decía una publicidad.

 

 

El rol de los funcionarios del Gobierno

En estos momentos el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, están viajando para negociar con el Fondo Monetario Internacional. Difícil confrontación, debido a rol incómodo que deberán ocupar para justificar y minimizar la fuerte resistencia del cristinismo y La Cámpora para reducir el déficit, aumentar tarifas y devaluar para aliviar en parte el déficit y el cepo cambiario.

 

El organismo lo aclaró fuertemente: no habrán condiciones especiales para Argentina. Traducido, no habría espacio ni para bajar la tasa ni para subir de 10 a 20 años el plazo de pago como pedía el hijo de la jefa, Máximo Kirchner.

 

De Guatemala a Guatepeor

La llegada de Roberto Felletti a la secretaría de Comercio, como las complicaciones cada vez más evidentes para lograr un acuerdo que evite el default con el FMI en el futuro inmediato, son susurros de radicalización que se le hacen al mundo económico.

 

El reemplazante de Español es uno de los principales voceros en detrimento de la conducción económica del albertismo. Criticando por izquierda, no aceptan ni el aumento de tarifas para reducir subsidios ni para sincerar la devaluación de meses y meses de emisión descontrolada.

 

 

Un esquema programático del intervencionismo

¿Qué proponen entonces? Mayores controles de precios y del dólar, redoblar la emisión y reparto de subsidios, y, surprise surprise, combatir la inflación con la amenaza de la ley de abastecimiento.

 

Los insuficientes cupos para exportar carne a China y el cierre del registro de exportaciones de maíz son un claro ejemplo del estado de situación: administrar exportaciones, más intervencionismo contra el sector más eficiente y que con sus divisas salva a las sucesivas administraciones que gestionan los rumbos del país desde la Casa Rosada.

 

 

Respeto y democracia para mi, no para vos

Mientras se discute si Cristina será finalmente pragmática (con el FMI, Manzur, Insaurralde y los gobernadores del PJ), o seguirá profundizando el modelo de Axel, Pérsico y Felletti, el descontrol macro económico se acelera.

 

La devaluación se hace todos los días. A cada minuto que se emite sin respaldo para financiar el déficit. En contra de lo que se requiere para frenar la inflación. Se hace lo contrario. Sigue aumentando el gasto, se profundiza el déficit y la maquinita de imprimir billetes ya no da abasto.

 

El Gobierno kirchnerista busca un acto esotérico que mejore las variables de la economía. Deberían empezar con un acuerdo con el Fondo: parece improbable que este desmadre se contenga amenazando a las empresas.

 

 

ET