Judiciales|01 de agosto de 2022

¿Puede la justicia inhabilitar la candidatura de Cristina Kirchner en 2023?

La vicepresidente se enfrenta contra su causa más importante: obra pública en Santa Cruz.

Por redacción

Cristina Kirchner enfrenta ahora por ZOOM el juicio por la causa de Obra Pública en Santa Cruz, en la que se encuentran involucrados también Lázaro Baez y Julio de Vido.

 

La vicepresidente se enfrenta al sobreseimiento de las causas de la firma del Pacto con Irán como también Hotesur y los Sauces, donde fue favorecida sin llegar al juicio. Sin embargo, es la causa de Vialidad Nacional la que más la complica. Empresas pertenecientes al grupo "Austral Construcciones" de Lázaro Báez resultaron adjudicatarias de 51 obras públicas viales en Santa Cruz, con supuestos sobreprecios y falta de capacidad para llevarlas adelante.

 

Las empresas de Báez recibieron el 78 por ciento de las obras que de 2003 a 2015 se adjudicaron a Santa Cruz. Solo tres fueron finalizadas en tiempo y forma y no eran obras viales. Solo 27 de las 51 fueron culminadas, de las cuales 24 tuvieron demoras severas con retrasos injustificados. “Lo peor, inexplicable, 24 obras adjudicadas al grupo Báez fueron abandonados, quedaron inconclusas. Esto deja al descubierto la falta de capacidad técnica de las compañías”, describió.

 

El juicio comenzó el 21 de mayo de 2019: declararon 114 testigos en 117 audiencias y tuvo una suspensión de casi medio año en 2020 por la pandemia de Covid-19. Esta semana comenzaron los alegatos del fiscal Diego Luciani, se espera que se extienda por 9 audiencias, a razón de 3 por semana. 

 

El mes pasado la Corte Suprema de Justicia rechazó recursos de la defensa de la Vicepresidenta, a cargo del abogado Carlos Beraldi, y ratificó la continuidad del juicio oral.

 

“Este ministerio Público fiscal tiene por acreditado que entre los años 2003 y 2015 funcionó en el seno del Estado una asociación ilícita de características singulares. Se trató de una organización que con una figura de espejo replicó en la clandestinidad un organigrama del Estado. Se trató de una asociación ilícita piramidal que tuvo en su cúspide a quienes fueron jefes de estado y de la que participaron diversos funcionarios públicos que en paralelo al plano legal pero valiéndose de sus competencias prestaron los aportes necesarios” defendió el fiscal. 

 

Y continuó: Al asumir Néstor Kirchner la Presidencia de la Nación y luego su esposa, Cristina Fernández, instalaron y mantuvieron en el seno de la administración nacional y provincial de Santa Cruz una de las matrices de corrupción más extraordinarias que lamentablemente y tristemente se hayan desarrollado en el país. Y cuando digo extraordinarias no es que considere que existe una corrupción ordinaria. Lo extraordinaria radica en las características especiales de la asociación”. 

 

El futuro de Cristina Kirchner

La ex presidente depende del futuro de sus causas. La condena determinará, a solicitud de la justicia, la inhabilitación para ejercer cargos público, que le impediría presentarse como candidata en el 2023. Sin embargo, deberá tener una condena firme para que esto ocurra. Desde el kirchnerismo apuntan a una proscripción electoral, “Algunos jueces son capaces de todo”.

 

La causa de vialidad debería tener resolución para antes de fin de año, lo que podría dejarla afuera de una carrera ya sea hacia la presidencia, o cubrirse bajo fueros como Senadora por la Provincia de Buenos Aires.