Actualidad|26 de noviembre de 2021

Qué sabemos de la variante Nu que podría ser peor que la Delta

La variante B.1.1.156 de Sudáfrica pone en alerta a los gobiernos europeos. El análisis de los expertos y la posible incidencia en las vacunas.

Por redacción

Los investigadores que estudian las mutaciones del coronavirus ya demuestran su preocupación por una variante nueva (B.1.1.156) que se detectó este mes en Botswana, un país que se encuentra rodeado por territorio sudafricano.

 

Según marca un artículo del Financial Times que releva el tema, el virus Sars-Cov-2 tuvo más de 1.500 variaciones desde que arrancó la pandemia. Estos cambios pueden conllevar que el mismo pueda ser más resistente, de generar mayor carga viral en cada transmisión, de ser más contagioso o, inclusive, evadir de mayor manera las defensas inmunes del organismo humano.

 

 

Un curso exponencial de los casos

Un análisis del FT a través del análisis de secuencias genómicas marca que en Sudáfrica la nueva variante se convirtió en dominante en tiempo récord. Desde que emergió, le bastó menos de 25 días para tener casi un 90% de predominancia en la cantidad de casos secuenciados. Para un porcentaje similar, la variante Delta precisó aproximadamente 100 días.

 

Los epidemiólogos marcan que hay que tener "máxima precaución". La Organización Mundial de la Salud (OMS) organizó una reunión de emergencia para hoy con el objetivo de poder determinar y estudiar las estadísticas de esta nueva variante.

 

La variante B.1.1.529 tiene un número "extremadamente elevado" de mutaciones y "podemos ver que tiene un potencial muy alto de propagación", declaró ayer el virólogo Tulio de Oliveira durante una rueda de prensa en línea con el Ministerio de Sanidad sudafricano.

 

 

No hay evidencia sobre la incidencia hacia las vacunas

Aun así, no se determinó la capacidad de la B.1.1.529 para eludir el efecto de las vacunas. Sin embargo, según marcaron científicos británicos a la BBC, esta variante podría tener más 50 mutaciones y más de 30 en la proteína spike, que es el objetivo de la mayoría de las vacunas y la llave que utiliza el virus para abrir la puerta de entrada a las células del cuerpo humano.

 

James Naismith, director del Instituto Rosalind Franklin de la Universidad de Oxford, dijo que "es una mala noticia, pero no es el día del juicio final". La variante haría "casi seguro" que las vacunas fueran menos eficaces, pero seguirían funcionando hasta cierto punto. "Los nuevos medicamentos para tratar la Covid-19 no se verían afectados por la variante", sugirió.

 

 

Algunas medidas que se han tomado para combatirla

El Gobierno italiano anunció el día de hoy que prohibirá la entrada a quien haya estado en los últimos 14 días en Sudáfrica, Botswana y países aledaños. Así lo anunció a través de Twitter el ministro de Salud, Roberto Speranza.

 

Una medida similar tomó el gobierno del Reino Unido, quienes suspendieron los vuelos procedentes de Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Botswana, Eswatini y Zimbabue. A su vez, cualquier persona que llegue desde esos países o haya estado en los últimos días deberá hacer cuarentena en hoteles. Por ahora no se han confirmado ningún caso en aquel país.

 

Israel detectó un caso de la nueva variante que se suma a otras dos que habrían sido computadas en los últimos días, según informó el ministerio de Salud israelí. El gobierno israelí ya incluyó en su lista roja sanitaria a Sudáfrica, Lesoto, Botsuana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Esuatini (antigua Suazilandia) tras el anuncio del descubrimiento de la nueva variante.

 

 

JA con información de agencias