Guerra fría|13 de enero de 2022

Tensión entre Rusia y EEUU: Moscú amenaza con enviar tropas a Cuba y Venezuela

Cada son más complicadas la semana de negociaciones de Rusia y Estados Unidos por la cuestión de Ucrania. En este contexto, el funcionario ruso no descartó al posibilidad de desplegar infraestructura militar en latinoamérica.

Por redacción

Esta semana se llevan adelante en la ciudad de Ginebra las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia por la escalada de tensiones en Ucrania. El resurgimiento del conflicto de Kiev y Moscú se produjo como resultado del traslado de soldados y armamentos rusos cerca de la frontera. Frente a este escenario, Ucrania buscó asistencia en la OTAN, quien reiteró su postura intransigente ante agresiones de esta índole del gigante euroasiático.

 

En cuanto al resultado de las conversaciones iniciadas el pasado lunes, claramente distan de las deseadas. En este sentido, Rusia se mantuvo firme acerca de sus pedidos de retraer la influencia de la OTAN en la región, algo que no le agradó a Estados Unidos.

 

De acuerdo con la información que dio a conocer el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéo Riabkov, tanto EEUU como al alianza militar rechazaron la demanda clave de Rusia de garantías que impidan la expansión de la alianza a Ucrania y otras naciones ex soviéticas, y agregó que la marcada diferencia en los enfoques genera dudas sobre la posibilidad de continuar las conversaciones.

 

En este contexto, Riabkov, se manifestó el día de hoy en una entrevista con el canal RTVI respecto a la posibilidad de desplegar infraestructura militar de Rusia en países fuera de Europa, como Cuba o Venezuela.

 

"No quiero confirmar nada ni descartar nada", señaló. "En el estilo americano, la opcionalidad de la política exterior y militar es la piedra angular para asegurar la poderosa influencia de ese país en el mundo. Depende de las acciones de los colegas estadounidenses", aseveró Riabkov.

 

Asimismo, el funcionario advirtió que el presidente ruso, Vladimir Putin, podría tomar medidas técnico-militares si Estados Unidos actúa para “provocar” a Rusia y aumentar la presión militar sobre el país.

 

Estas declaraciones van en línea con la política exterior rusa en los últimos años, profundizando las relaciones con Venezuela, Cuba y Nicaragua. Ya en junio del año pasado, Rusia reiteró su apoyo a sus aliados, frente a lo que calificó como “amenazas externas”, por la presión y condena de la comunidad internacional.

 

De esta manera, a pesar de que especialistas adoptaron un tono optimista con el inicio de las conversaciones, los países están cada vez más lejos de alcanzar un acuerdo. Como remarcó la portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, hay “algunos elementos y matices positivos” durante las conversaciones, pero las describió como “fracasadas”.

 

“Las conversaciones se iniciaron para recibir respuestas específicas a temas principales concretos que se plantearon, y quedaron desacuerdos sobre esos temas principales, lo cual es malo”, dijo en una conferencia telefónica con periodistas.