Casa-rosada|07 de enero de 2022

Alberto Fernández asumió la presidencia de la CELAC y se arriesga a tensionar con EEUU

Alberto Fernández presidirá el organismo regional de América Latina y el Caribe que tiene una linea en contra de la OEA y Washington; logró el respaldo de Nicaragua y Venezuela

Por redacción

Argentina fue elegida por todos los integrantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para que el jefe de Estado Alberto Fernández ejerza la presidencia pro témpore para el período 2022, en una votación por unanimidad entre los representantes de las delegaciones, concretada después que el canciller de México, Marcelo Ebrard solicitará el apoyo para el país en la cumbre XXII del bloque regional que se realiza en el Palacio San Martín.

 

Uno de los puntos claves de todo esto es que el apoyo alcanzado por el gobierno de Alberto Fernández para consagrarse al frente de la CELAC llegó con el voto clave de países como Nicaragua, Cuba y Venezuela, tres regímenes que están en la mira de la comunidad internacional por la violación de derechos humanos y la falta de libertades.

 

Esta decisión se enmarca también a menos de cuatro meses del punto límite para negociar y acordar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es ejercida por una influencia predominante de los Estados Unidos. El presidente podría mostrarse como punta de lanza para una mirada regional más progresista, en sintonía con el triunfo de Gabriel Boric en Chile y con el por ahora esperable resultado en favor de Inácio Lula Da Silva para imponerse sobre Jair Bolsonaro en Brasil. Aun así, Fernández tendrá que resolver en primer lugar las tensiones internas con un país plagado de adversidades tanto en lo económico, como en lo social y político.

 

 

Qué dijo Cafiero

Por su parte, el canciller Santiago Cafiero afirmó hoy que "es un gran honor y un orgullo" que Argentina estar a cargo de la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), y aseguró que el objetivo "será la búsqueda de consensos", al encabezar la apertura de la XXII cumbre del bloque regional que se realiza en el palacio San Martín.

 

"Es un gran un orgullo y un honor para nosotros ejercer la presidencia pro témpore de la Celac. Vamos a trabajar por la integración, el respeto a las instituciones democráticas y contra la corrupción", señaló Cafiero luego que Argentina fuera designada en la titularidad del bloque regional por consenso de los estados miembros de la comunidad.

 

El funcionario subrayó que la pandemia por coronavirus "no le impidió" a los países integrantes de ese organismo "avanzar en la tarea de fortalecer el diálogo" y ser una "herramienta de integración para seguir construyendo una región de paz", al tiempo que ponderó que ese bloque "promueve el diálogo sin exclusiones".

 

Al iniciar la segunda jornada de deliberaciones de la Celac, que se desarrolla en el Palacio San Martín, en Buenos Aires, Cafiero destacó que la idea es "dar continuidad al mandato popular y regional, que es avanzar en la integración a pesar de las dificultades" porque "este es un tiempo de pandemia".

 

Sobre ese tema, el canciller admitió que "quizá la mayor dificultad ha sido la pandemia, pero esto no le impidió ni a México (actual presidente pro témpore) ni a todos los que forman parte de a la Celac trabajar durante 2020 y 2021 y así proyectar trabajar en 2022 todo juntos en las diversidades".

 

Cafiero planteó que el objetivo de la presidencia pro témpore de Argentina es "avanzar con una agenda abierta en la tarea de fortalecer el diálogo en la región, de los estados partes y, fundamentalmente, continuar con herramientas de integración necesarias para seguir construyendo una región en paz".

 

"No empezamos de cero, somos parte de una historia , somos parte de la historia donde muchos líderes de América Latina y el Caribe vienen dejando testimonio, tras testimonio, y esos testimonios nos muestran al mundo desde la Celac que estamos profundamente orgullosos de nuestra cultura de encuentro y de paz", reafirmó.

 

El jefe de la diplomacia argentina afirmó: "Nuestra identidad común no es un conjunto agrupado de intereses diversos. Nuestra identidad común es una construcción política, social, económica y cultural, una historia rica que tenemos que seguir bregando para que no se detenga".

 

Al respecto, planteó que "este es el ámbito por excelencia  de Latinoamérica y el Caribe que promueve el diálogo sin exclusiones, a eso nos comprometemos en el trabajo de hoy y a eso se compromete la Argentina".

 

Además, se propuso poner el acento en las políticas de género "para asegurar la igualdad de las mujeres en la región y fomentar la cooperación digital y tecnológica en una región rica en diversidad e identidad".

 

"Son los desafíos y metas que queremos incorporar en el respeto de las particularidades como parte de una agenda democrática", aseguró.

 

Cafiero agradeció, además, el respaldo de los estados de la Celac al reclamo argentino por la soberanía de Malvinas, a 40 años del conflicto bélico con Gran Bretaña por la posesión de las islas, y aseguró que se trata de una demanda "en paz sostenida por la vía diplomática".

 

 

Télam