Casa Rosada|20 de junio de 2022

“Me importa un pito quedar bien con los funcionarios”: Cristina arremete en el plenario de la CTA

Luego de la salida de Kulfas del gobierno, la Vicepresidente se mostró en un acto sindical y alejada de Alberto Fernández.

Por

Gina Luciana Francini

Es su primer acto desde la salida de Matías Kulfas. Presidió el plenario de delegados de la CTA en Avellaneda, la cual se desarrolló bajo el lema "La vigencia de Belgrano. Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria".

“Ustedes saben que Manuel Belgrano es mi prócer preferido y cuando veníamos charlando con quienes querían desde hace tiempo que viniera a presidir un plenario, me pareció que el 20 de junio era un día muy especialcomenzó Cristina Kirchner en su propio acto del Día de la Bandera, mostrándose alejada nuevamente del presidente Alberto Fernández. Durante su extenso discurso, criticó a varios sectores de la sociedad y del gobierno.

 

"Yo desconfío de los que no les gusta mirar el pasado, será porque no les gusta lo que hicieron en el pasado; yo no tengo problemas con el pasado, con mi pasado y con el del peronismo", comentó haciendo alusión a la conmemoración de una fecha patria. "Me hice peronista conociendo el pasado e imaginando el futuro. Desconfío de los que no les gusta mirar el pasado". Agregó: "no se puede actuar en el presente sin estos dos elementos: el conocimiento del pasado y la imaginación y la estrategia del futuro".

 

Uno de los temas principales de los que habló fue el dólar. "No es que no nos falten dólares, los dólares están afuera y ese es el problema que hoy tenemos", sostuvo. “Los grandes problemas de Argentina se resumen en la escasez de dólares y la economía bimonetaria”. Más adelante, dijo que "cada vez que el país se endeuda en dólares la economía bimonetaria hace saltar al país por los aires”. Habló acerca del cepo y la crisis del 2008: “nosotros no teníamos acceso a los mercados de capitales, pero en ese momento la regulación monetaria o cambiaria te permitía sacar hasta 2500 dólares por mes. Hoy son 200 dólares, y tenemos problemas", haciendo alusión a sus mandatos pasados.

 

Destacó que la crisis del 2008 no la generó el Estado, sino que fue el mercado. “La banca estadounidense más grande, el sector privado financiero provocó la primera gran crisis global de este siglo. ¿Y qué hicieron? ¿Qué hicimos los que estábamos con la responsabilidad de la conducción del Estado? Necesitábamos que la gente siguiera consumiendo, que la recesión no nos atacara porque la gente dejaba de consumir y al dejar de consumir por temor a ser despedidos finalmente terminaban siendo despedidos porque se paraba la rueda de la economía", relató.

 

Aprovechando el tema del Estado y el mercado, atacó a los libertarios, quienes para ella están de moda: “ahora imaginemos a estos que tienen esa especial atracción para criticar y decir que el Estado no sirve para nada, qué hubiera sido sin Estado en 2008 y sin Estado en la pandemia, encerrados, sin vacunas". “Si vamos a hacer capitalismo, hagámoslo en serio. Para todos y todas. Sin exclusiones", comentó. Y agregó: "El Estado es imprescindible, sin lugar a dudas. La reducción al mínimo del Estado es solamente un ejercicio que sirve para quedar bien de ocasión en un discurso en un canal de TV o radio, total, cualquiera puede decir cualquier cosa que total da lo mismo".

 

En relación a los dólares, también habló sobre los jueces. "¿Quiénes han aparecido en el mundo de las importaciones? Los jueces y los fiscales". Sobre esto, compartió "un dato": "Entre enero del 2021 y marzo de 2022 salieron del país 1847 millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales con amparos. Más de 6500 expedientes judiciales de amparos".

 

Y arremetió contra la CSJN: "esos jueces no siguen la doctrina de Rosenkrantz. Donde hay una necesidad de dólares ahí habrá un juez y fiscal para darle dólares a los importadores". Y agregó: "si las necesidades son del pueblo no hay derecho, justicia, fiscal ni jueces. Si la necesidad es de los poderosos, hay jueces, fiscales, defensores, lo que haya. Esto es hoy el partido judicial. No digo más Poder Judicial porque no hay más: hay partido judicial".

 

También habló sobre Techint, el escándalo que hizo que Matías Kulfas perdiese su puesto: "si tenés una empresa multinacional de la magnitud de Techint, y si aparte tenés la posibilidad de hablar con sus directivos, pedile que los 200 millones de dólares que le tienen que pagar a su subsidiario en Brasil la financien ellos o pidan un crédito en Brasil y entonces no tengo que darle 200 millones de dólares a 127 pesos el dólar para que me importe".

 

Tuvo algunos comentarios dirigidos a otros funcionarios del Gobierno, en especial a Alberto Fernández: “no hace falta pelearse, ni agarrarse de los pelos". Agregó que “[a los funcionarios] no hay que agacharles la cabeza, tampoco pelearse: hay que discutirles y sugerirles orientaciones”. En relación al BCRA, a la AFIP y al Ministerio de Desarrollo Productivo, dijo: "me importa un pito quedar bien con los funcionarios". A mí me importa quedar bien con la sociedad, con los que nos votaron. A eso no voy a renunciar".

 

El otro tema que trató fue el de la unidad con el sector del Gobierno Nacional que responde a Alberto Fernández:  "Tengo expectativas de que puedan reencausar y reenderezar las cosas, pero tenemos que ponernos de acuerdo cuál es el criterio para hacer estas cosas”.  Agregó: "que nadie se preocupe que la unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión. Esto que quede muy claro” y dijo que esto sucede "más allá de las diferencias que yo tengo con la gestión en el día a día para abordar esto […]".