Ciudad|09 de agosto de 2022

¿Cómo se controlarán los planes sociales en la Ciudad según la nueva medida de Larreta?

El gobierno porteño anunció que si los chicos no asisten a clases, las familias no recibirán planes sociales.

Por redacción

El día lunes el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que se restringirán los planes sociales a aquellas familias que no envíen a sus hijos al colegio. La medida viene en línea con la falta de control que existe en el acceso a los planes sociales y al aumento de menores presentes en las manifestaciones sociales piqueteras. 

 

La medida afecta principalmente al programa social, Ciudadanía porteña, y establece que los chicos deberán asistir al menos al 85% de las clases de cada bimestre (aproximadamente 25 faltas en el año) para no perder la constancia de alumno regular, de lo contrario se perderá el beneficio. En principio se perderá la asignación entregada por hijo, pero pasados los 6 meses de incumplimiento, se perderá el monto total entregado. 

 

Este plan entrega $5.000 por chico o $7.000 en caso de tratarse de un hogar indigente. En promedio, según las cifras oficiales, cada hogar recibe 15.700 pesos. El programa social lo reciben 23.600 chicos de la Ciudad.

 

Por su parte, Rodríguez Larreta manifestó interés en que la ANSES acompañe esta medida con los planes nacionales, como la Asignación Universal por Hijo, o el Potenciar Trabajo, que son las asignaciones con mayor adherentes. "Nosotros esperamos que el gobierno nacional acompañe con esta medida, que lo lleve a todo el país con el resto de los planes sociales, porque además es lo que está previsto. Estamos hablando de cómo se hace cumplir”.

 

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, envió una carta a Fernanda Raverta, titular de la ANSES, manifestando el interés de un trabajo conjunto. “La carta apunta a que se dispongan a pedirnos información. A generar una mesa de trabajo para que ellos puedan aprovechar que nosotros ahora disponemos de esta base de datos”

 

 “La escuela y el vínculo de los/as estudiantes entre sí, y con sus docentes cumplen un rol fundamental para la efectivización del derecho a la educación y para garantizar una mirada integral de los procesos de enseñanza y aprendizaje, propiciando los contextos más favorables para la educación y su bienestar integral, permitiéndoles desarrollar sus máximas potencialidades y contribuyendo a su desarrollo individual y social” escribió.

 

¿Qué opinó el gobierno nacional y la oposición?

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, manifestó “Una familia en situación de vulnerabilidad necesita que el Estado la acompañe, ayude e incentive a volver a una situación de regularidad escolar, de trabajo y de salud, y no que la castigue por no hacerlo”. 

 

Y agregó “Si está tan preocupado por el cumplimiento de la ley, el gobierno de Larreta podría ocuparse de que sigan ingresando familias que lo necesiten o requieran, y que se pague el porcentaje que establece la ley y que se fue restringiendo a medida que pasaron los años”.

 

Por su parte, el legislador porteño por La Libertad Avanza, Ramiro Marra, opinó por twitter; "Puro HUMO POLÍTICO, el requisito de enviar a los niños a la escuela siempre estuvo y en teoría era obligatorio. Pero veo que a @horaciorlarreta antes no le importaba" adjuntando los requisitos publicados para la obtención del plan.