Ciudad|30 de septiembre de 2022

La oposición se une para derogar el impuesto a las tarjetas de crédito

Consenso Federal, la izquierda, el Frente de Todos y La Libertad Avanza presentaron un proyecto para derogar el impuesto votado hace un año.

Por redacción

La oposición liderada por el peronismo, Consenso Federnal, la izquierda y los liberales de Javier Milei, La Libertad Avanza, presentaron un proyecto en la Legislatura de la Ciudad para derogar el impuesto a las tarjetas de crédito.

 

La convocatoria para una sesión especial podría llevarse a cabo el próximo 13 de octubre. El proyecto es encabezado por la Asociación Argentina de Contribuyentes y lleva el acompañamiento de los legisladores Eugenio Casielles (Consenso Federal), Juan Manuel Valdés (Frente de Todos), Ramiro Marra (La Libertad Avanza)  y Gabriel Solano (Frente de Izquierda).

 

“El tributo fue implementado por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en 2021 como excepción durante la pandemia y nunca tuvo fecha de expiración” se explica en la convocatoria. 

 

Desde el Frente de Todos apuntan a la alta carga tributaria de la Ciudad “desde 2007 que el Pro gobierna la Ciudad de Buenos Aires se ha incrementado un 53% la presión tributaria de los porteños y el principal destino de los fondos ha sido en Publicidad y Propaganda. Basta de meter la mano en el bolsillo de los porteños” comentó Valdés.

 

En tanto, Eugenio Casielles, comentó que “el malestar público al respecto de este impuesto existe desde el día de su creación. No solo nace de un concepto anticuado de grabar los sellos para papeles oficiales, sino que es altamente distorsivo y desincentiva la bancarización”.

 

El diputado agregó que se estima que "lo recaudado por este impuesto es aproximadamente de 25.000 millones, pero el GCBA informó en el segundo trimestre de 2022 un superávit financiero de 99.000 millones. Es decir, este impuesto existe para recaudar 25 mil millones pero tienen el cuádruple de sobra”.

 

Por su parte, Ramiro Marra, indicó que “El Gobierno de la Ciudad tiene que empezar a darse cuenta que la gente está harta que le expriman cada centavo para financiar la fiesta de la política. Con tal de evitar bajar el gasto público, Larreta inventó este impuesto para cubrir el bache de la coparticipación y aumentó la presión impositiva para los porteños que de por sí bastante mal la estamos pasando”.

 

El impuesto grava con un 1,2% a las compras y débitos que se hagan por ese medio y según un informe recientemente publicado por la Fundación Urbe, este tributo perjudica a 1,7 millones de porteños.

 

Actualmente la convocatoria ya tiene asegurados 28 votos, de los 31 necesarios para aprobar el proyecto. Esperan que los diputados de Cristian Ritondo y Patricia Bullrich acompañen.