Congreso|12 de mayo de 2022

Comenzó el debate por la Boleta Única con fuertes tensiones entre los bloques

Este miércoles al mediodía se inició el debate por la ley que impulsa Juntos por el Cambio, en la Comisión de asuntos constitucionales, de justicia y presupuesto.

Por redacción

Desde el inicio de la sesión hubo fuertes cruces entre la oposición y oficialismo, a raíz de un pedido de diputados radicales, encabezados por Mario Negri, y Graciela Camaño de Identidad Bonaerense. El mismo consistía en que las dos semanas previas al 31 de mayo, las reuniones informativas sean bimodales, es decir que permitan la asistencia por vía virtual, y así favorecer al carácter federal del debate. Sin embargo, desde el Frente de Todos, amparándose en el reglamento, explicaron que ese tema no puede aprobarse solo para el debate de una ley, sino que debe aprobarlo el pleno de la Cámara. 

 

Finalmente, luego de media hora de fuertes cruces respecto al tema, la oposición se resignó y decidió aceptar que todas las reuniones sean presenciales, para así comenzar con el debate.

 

Una de las principales impulsoras de la ley, la diputada del PRO Silvia Lospennato, inició su discurso explicando que el sistema actual ya tiene más de cien años de antigüedad y que es momento de cambiarlo, como lo hicieron el 95% de las democracias del mundo, que utilizan distintos tipos de boleta única. A su vez, definió a dicho sistema como más transparente y democrático “porque asegura que la oferta electoral está completa en el cuarto oscuro, esa garantía hoy no la tienen los votantes en la Argentina”. Además, explicó que hoy se necesitan 102 mil fiscales y mucho dinero para mandar a imprimir las boletas, por lo que, al adoptar la boleta única, los partidos más chicos se verían beneficiados. También agregó que beneficia a la agilidad para votar, ya que no necesitas un cuarto oscuro, sino una cabina. 

 

Asimismo, buscó demostrar que este es un sistema compatible con sistemas mayoritarios y proporcionales, ya que aplicaría tanto para las elecciones a presidentes, así como también para senadores y diputados.

 

Por último, celebró que haya muchos proyectos de boleta única, porque así podrá salir uno producto de un consenso, pero se mostró preocupada por su inminente rechazo en el Senado.

 

En cuanto a quienes se oponen a la ley, el discurso más duro no provino de un legislador del Frente de Todos, sino de Myriam Bregman. La diputada del Frente de Izquierda se encargó de contradecir cada uno de los argumentos expuestos por Lospennato. En primer lugar, señaló que “El sistema es impracticable y a la vez muy costoso”, y se preguntó cómo se compatibiliza con las provincias que usan Ley de Lemas, o con “las 80 listas de Tucumán”.
Además, se refirió a la idea de que con la boleta única no se necesitarían tantos fiscales como en el actual: “No crean que van a ahorrar en fiscales … a la hora de la mesa de votación, los quiero ver si te agarra un fiscal de esos vivos, cuando se saque una sábana y diga voto para… usted va a necesitar un fiscal al lado para controlar como se hace el escrutinio” dijo. 

 

La diputada concluyo que, dada su incompatibilidad con los sistemas locales, “vamos a votar un desdoblamiento electoral, que es más costoso y eso beneficia a los oficialismos”, por lo que, los partidos más pequeños se verán perjudicados. Por otra parte, Bregman ejemplificó con una boleta de Córdoba -donde se utiliza la boleta única- para mostrar que las fotos son muy pequeñas, y por lo tanto se favorece a la “farandulización de la política”.

 

Resulta curioso que la diputada se oponga tan firmemente a la ley, cuando en 2019 había declarado que “la boleta única en papel tiene que ser el debate que viene”.