Congreso|21 de junio de 2022

Renta inesperada: el Gobierno busca los votos de la izquierda y el socialismo

Con esos 6 diputados, podría pasar por la Cámara Baja y están a la espera de la decisión de Camaño. Juntos por el Cambio comunicó que votará en contra.

Por

Francisco Arano Uria

Alberto Fernández quiere iniciar el debate de la ley que grava la renta inesperada y negociar los votos para aprobarlo, aunque Segion Massa cree que no es posible porque el cálculo de votos es muy (demasiado) fino. La cuenta es clara: el presidente necesita gritar un gol a favor.

 

La expectativa sigue siendo convencer a los gobernadores opositores de beneficiarse de la coparticipación del impuesto, pero de no lograrlo, las fichas están puestas en la dupla de socialistas y los cuatro del Frente de Izquierda, aunque no descartan que pueda acompañarlos Graciela Camaño.

 

El impuesto alcanzará a aquellas empresas que hayan obtenido ganancias de más de 1000 millones de pesos; hayan crecido este año en términos reales (por encima de la inflación) más del 10%; o un 20% por encima de lo facturado en el 2021. Será una alícuota del 15%.

 

Desde el gobierno, calculan una recaudación de 1000 millones de dólares, y Gerardo Martínez, jefe de bloque del oficialismo en Diputados, le prometió a Alberto iniciar el debate cuanto antes e intentar aprobarlo al inicio del segundo semestre, cuando se espera la llegada del proyecto de presupuesto 2023.

 

Este proyecto tiene una particularidad: por tratarse de una ley impositiva, se requieren 129 votos sin importar cuántos diputados haya sentados, y el presidente de la Cámara puede emitir el suyo, aun si no hubiera un empate.

 

El Frente de Todos tiene 118 votos y en cada sesión busca sumar 5 de partidos provinciales y al aliado ocasional Claudio Vidal, de Santa Cruz. 

 

Si a esto le sumamos los votos de los dos diputados socialistas y los cuatro del Frente de Izquierda, se llegaría a 130, todo esto sin necesidad de “gastar” el de Sergio Massa. Pero el cálculo sigue siendo muy fino, y eso es lo que le preocupa al presidente de la Cámara.

 

Todas las esferas del gobierno han hablado mucho de este proyecto y se convirtió en un caballo de batalla que, según el oficialismo, solucionaría varios de los problemas del país en torno a la financiación del Estado, por lo que, iniciar el debate para perder o no llegar al recinto sería una derrota de peso y el gobierno de los Fernández no anda con resto. Otra de las figuras que sigue siendo resistido por el ala dura del kirchnerismo y ve en el debate una batalla vital por la permanencia en su puesto es Martín Guzmán.

 

Desde el Frente de Todos, repiten que lo recaudado por el impuesto a la renta inesperada será coparticipable con las provincias y se espera que Juntos por el Cambio rechace el proyecto ya que “no van a votar más impuestos”. ¿Será así?