Internas|10 de mayo de 2022

La propuesta de Macri para que el PRO se despegue de la UCR sigue generando tensión en JxC

La idea del expresidente Mauricio Macri para que el PRO se aleje de las posturas que manifiesta la UCR en el Congreso sigue generando tensión en las filas de la principal coalición opositora.

Por redacción

Mauricio Macri había expresado su idea de que el PRO se aleje de las propuestas del radicalismo con el planteo de que no se debe diluir el "cambio", con la preocupación de retener los votos que se escapan por derecha y eligen la opción del economista liberal Javier Milei. Hoy, tanto dirigentes del radicalismo, como el diputado Emiliano Yacobitti (UCR-CABA), al igual que el propio Horacio Rodríguez Larreta salieron a fijar sus posiciones sobre cuál debe ser el rumbo opositor hacia los comicios de 2023.

 

El ex presidente manifestó esa preocupación ayer al mediodía, al compartir un almuerzo con los principales referentes de su partido en Puerto Madero, donde advirtió sobre el riesgo de "desperfilar" la identidad original del PRO y donde además lanzó críticas contra el líder del radicalismo y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

 

Hoy en día se mantienen dos posturas dentro de la coalición. Por un lado, lo comentado sobre el ex presidente Macri, que busca una visión más “dura”, al igual que Patricia Bullrich, los denominados “halcones”, y por el otro, la visión más “moderada”, con las “palomas” Larreta, Morales y compañía. Esas diferencias volvieron a notarse anoche en los discursos pronunciados por Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta durante la cena de la Fundación Libertad.

 

Esta mañana, en respuesta al llamado de Macri para que el PRO ponga distancia de la UCR, Yacobitti salió a responderle al plantear que "el radicalismo es un partido que no está dispuesto a no ser escuchado, no solamente en la coalición sino en el futuro de la Argentina". "Para eso estamos, le guste a quien le guste", desafió en declaraciones a Radio 10 el diputado referenciado en el sector partidario Evolución que encabezan Martín Lousteau y Enrique "Coti" Nosigilia.

 

Además, agregó que "todos nos tenemos que acostumbrar a que el frente político del radicalismo será mucho más horizontal de lo que fue en 2015", ratificando las intenciones del radicalismo de recuperar importancia dentro de la coalición y la búsqueda de la UCR por disputar candidaturas importantes.

 

"Mientras más amplia sea la coalición, más ideas vamos a tener, y esto hay mucha gente a la que le puede no gustar, no sólo dentro del PRO sino también dentro del radicalismo", advirtió. En cuanto al rol de la dirigencia del radicalismo, consideró que "la responsabilidad es construir consensos" y sostuvo que esos consensos no pueden ser construidos "en base al odio". "Es por eso que la UCR tiene que tener un rol muy importante en la coalición rumbo a 2023", cerró.

 

Una postura similar mostró esta mañana el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien abogó por una oposición que tenga "una posición de centro, alejada de los extremos", dejando un claro mensaje para el sector que busca entablar diálogo con el libertario Javier Milei, a quien parte de la coalición considera un extremista.

 

"No podemos llegar desde la grieta. Si para llegar tenemos que insultar a todo el mundo, después no podemos pedirles apoyo para ninguna transformación", indicó el jefe de Gobierno porteño esta mañana durante un encuentro organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham).

 

En esa línea, Rodríguez Larreta se sumó a la necesidad de que JxC se amplíe e incorpore a nuevos sectores políticos de cara a los comicios del año próximo. "En las últimas elecciones ya sumamos a referentes del peronismo, liberales e independientes que nos aportaron ideas y proyectos. Para construir una gran coalición, necesitamos sumar más", remarcó.

 

De este modo, la irrupción de Milei en el escenario político sigue agrandando la grieta interna dentro del PRO, entre las posiciones moderadas que buscan representar Morales y Rodríguez Larreta, quienes ya expresaron que no avalan su eventual incorporación al espacio, y por otro lado los sectores más ortodoxos del PRO, motorizados por Macri y Bullrich, que exploran un acercamiento con el economista de La Libertad Avanza.