Rosca|09 de mayo de 2022

Manes se baja de la pelea por la gobernación de Buenos Aires y de la Ciudad ¿Se sube a la carrera por la presidencia?

Facundo Manes anunció que no piensa en ser gobernador de la provincia o de la Capital Federal, pero no le cierra las puertas a la Casa Rosada.

Por redacción

La política argentina enfrenta una fuerte crisis de legitimidad, la cual se ve reflejada en un descontento generalizado con la llamada “casta”. Es en este contexto en el que resaltan candidatos “outsiders”, es decir que aparecen por fuera de la política, que no tienen un historial dentro de ella, y que dicen llegar para cambiarla. Hoy, los dos ejemplos más claros son Javier Milei y Facundo Manes, quienes toman fuerza a medida que los dirigentes tradicionales muestran su incapacidad de resolver los problemas de la gente.
   

 

El electorado está cansado de la grieta, ya no quiere escuchar hablar de “Cristina o Macri”, no tiene tiempo para las divisiones internas del oficialismo o de la oposición, quiere respuestas. Cuestiones como la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de la Magistratura o la Boleta Única, parecen muy lejanas para el que no sabe si va a llegar a fin de mes o si podrá irse de vacaciones en enero. Facundo Manes tiene bien en claro esto, y por eso aprovecha su inexperiencia en política como una fortaleza. También lo sabe el radicalismo, que rápidamente puso al neurólogo como una de las imágenes más fuertes del partido, y como una carta de presentación para 2023. 
   

 

En una entrevista con Clarín, Manes despejó todas las dudas posibles: “No voy a ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires ni a jefe de Gobierno de la Ciudad. El país se cambia desde la Casa Rosada” dijo. La gran elección que hizo en la provincia en 2021 le permite soñar con disputarle mano a mano en la interna al PRO. A diferencia de 2015 y 2019, el partido que lideran Macri, Larreta, Bullrich y Vidal, tendrán que enfrentarse a una UCR que viene en alza, y que ya presentó un candidato en la Ciudad, Martín Lousteau. En cuanto a la carrera por la presidencia, aún no está claro si será Morales o Manes -o ambos- quien integrará la boleta en las PASO del año próximo. 
   

 

A diferencia de Javier Milei, Manes no es un outsider que se caracterice por criticar a toda la “casta” política. El radical prefiere centrarse en un discurso “antigrieta”, llama a un consenso general, y al diálogo con el Frente de Todos. En la misma entrevista se refirió a este tema y al rol de Macri, y expresó que “Macri y Cristina dividen a la sociedad… Desde el extremo que representa Macri, no se puede”. Además, dio su opinión sobre la interna del PRO, y pidió a Larreta que “defina si su jefe es Macri o no”.
   

 

Facundo Manes busca, por todos los medios, separarse de los extremos de Juntos por el Cambio, para así atraer los votos de los que están cansados del gobierno actual, pero que tampoco olvidan la experiencia de Macri entre 2015 y 2019. Esto lo muestra no solo en sus discursos, sino que también en sus acciones, como cuando decidió no acompañar el abandono colectivo del recinto en la apertura de las sesiones del Congreso. La estrategia parece resultarle, ya que obtuvo 39,8% de los votos de Juntos en las PASO del año pasado, y hoy las encuestas lo muestran como una de las figuras con mejor imagen, no solo en la provincia, sino que también en todo el país.