Internas|10 de enero de 2023

Nuevo desliz de Cerruti y la dura respuesta de la oposición.

Las declaraciones generaron duras respuestas por parte de la dirigencia política y tildaron al FDT de hacerse “los democráticos cuando les conviene”.

Por redacción

La vocera presidencial, Gabriela Cerruti,  aprovechó los hechos ocurridos en Brasilia para apuntar contra la oposición local, a los que acusó de financiar a grupos extremistas y de estar detrás del espacio Revolución Federal, cuyos miembros están acusados de participar del atentado contra la vicepresidente.

 

Fueron muchos los sectores de la oposición que criticaron la doble vara del gobierno a la hora de referirse al intento de golpe en Brasil, puntualmente por el contraste surgido de la intención del oficialismo de avanzar sobre el Poder Judicial.

 

Cuando el diputado nacional Maxi Ferraro, de la Coalición Cívica acusó al FDT de ser los que “no respetan las instituciones e investiduras”, Cerruti respondió acusando a la oposición de ser quienes “financian grupos de extrema derecha que atentan contra la vida de la vicepresidenta”.

 

Patricia Bullrich agarró el guante y contestó "DEMÓCRATAS CON OTROS PAÍSES Y AUTORITARIOS AQUÍ. Aquí, quieren tomar la Corte Suprema de Justicia y destruyen al Congreso con 14 toneladas de piedras. El día que retire el pedido de juicio político a la Corte, puede opinar sobre lo que sucede en Brasil".

 

Otro miembro del gobierno que generó polémica con sus declaraciones fue Santiago Cafiero, que se refirió a Juntos por el Cambio como “una derecha antidemocrática” y acusó a Macri de representarla.

 

Nuevamente la respuesta corrió por parte de la presidente del PRO, quien aclaró que “Mauricio Macri fue democráticamente electo y ejerció su mandato siempre con apego a la ley y respetando las instituciones”. Luego, destacó la diferencia con la actual gestión a la que acusó de hacerse “los democráticos cuando les conviene”.