2023|02 de noviembre de 2022

Plan contención: Kicillof y Máximo sobornan a los intendentes

Los malos números del gobierno nacional recluyen a los intendentes en un mero armado local.

Por redacción

El 2023 tomará al gobierno nacional con malas noticias, si se mantiene la tendencia de caída de imagen de sus principales candidatos. Mientras que Máximo Kirchner trata de convencer a Cristina Kirchner para que se postule, el plan seguro es mantener la provincia con Axel Kicillof. 

 

Sin embargo, cada uno cuida lo suyo. Los ministros vuelven a sus territorios, adelantados a la derrota nacional, para asegurarse al menos unos 4 años años más al frente de cada municipio. El problema se centra en como ampliar la militancia al menos a la provincia y abandonar los localismos. 

 

El gobernadory Kirchner hijo se reunen los lunes con los intendentes, con el objetivo de contener y asegurar su bastión. Con la presencia de los principales referentes territoriales, se escuchan los distintos reclamos. 

 

Los intendentes reclaman principalmente más fondos, y amenazas con que si las obras de infrastructura no llegan a sus municipios, no podrán asegurar la victoria el próximo año. También se pide por fondos para aumentos salariales estatales, y una mayor presencia policial en una provincia que se caracteriza por su inseguridad.

 

Entre quienes volvieron y quienes tienen pensado volver, ya se convoca a Juan Zabaleta(Hurlingham) y Jorge Ferraresi (Avellaneda): el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde; el titular de Infraestructura, Leonardi NardiniAriel Sujarchuk, secretario de Economía del Conocimiento y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. También asisten Mariano Cascallares (con licencia en Almirante Brown para ocupar una banca en Diputados); Gustavo Menéndez y los intendentes Fernando Espinoza(La Matanza); Federico Achával (Pilar) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

 

Gran parte de esta tarea la encarna también el ministro de Economía, Sergio Massa, quien entre la espada del Fondo Monetario y la pared de los reclamos sociales, trata de hacer malabares con la falta de fondos, la necesidad de aumentar la ayuda social, y el deficit fiscal que propone el organismo de crédito.