Internacionales|23 de septiembre de 2022

Comenzaron los referéndums de anexión impulsados por Rusia

En medio de uno de los puntos más álgidos del conflicto, el Kremlin decidió adelantar los referéndums de anexión en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

Las autoridades fieles a Moscú en las regiones ocupadas de Ucrania iniciaron este viernes referendos de anexión a Rusia, considerados ilegales por Kiev y sus aliados occidentales. En este contexto, Ucrania y los países que lo apoyan ya adelantaron que no reconocerán los resultados de los mismos.

 

Como anunciaron las autoridades autoproclamadas en la región, las votaciones en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia durarán cinco días, entre el 23 y 27 de septiembre. Un punto importante es que Putin reconoció la independencia de Donetsk y Lugansk poco antes de lanzar su ofensiva en Ucrania el 24 de febrero. La región de Kherson, a su vez, fue ocupada por las tropas rusas poco después de la invasión de Moscú, y es hasta ahora la única ciudad tomada tras el intento fallido de las fuerzas rusas de dominar Kiev en los primeros días de la guerra.

 

¿Por qué adelantaron los referéndums?

La decisión del Kremlin y las provincias separatistas responde al temor ante los avances de la contraofensiva exitosa de Ucrania. En este sentido, las fuerzas de Kiev, armadas por Occidente, obligaron a los rusos a retirarse de la región de Khakriv, en el noreste, y a retroceder en la cuenca del Donbass (este) y en Kherson (sur).

 

Ahora, ¿cómo se relaciona con los referéndums? Probablemente las elecciones arrojen resultados positivos, después de todo, no se caracterizan por un proceso transparente. En consecuencia, cualquier enfrentamiento en el territorio supondría agredir a la propia Rusia que, según su propia ley, tendría derecho a responder en defensa propia. Con estas votaciones, que Occidente tildó de “parodias” y “simulacros”, lo que pretende Rusia es frenar la contraofensiva ucraniana y las entregas de armas occidentales.

 

De esta manera, sin lugar a duda estaremos frente a una nueva escalada en el conflicto y la amenaza del uso de armas nucleares se convierte en una cuestión crucial. Después de todo, esta semana el presidente ruso no titubeó en afirmar que utilizarán “sin duda todos los medios a nuestra disposición” para “defender” Rusia. “Esto no es un bluff”, sentenció.

 

Negativa de Occidente

Por su parte, Ucrania y sus aliados de Occidente rápidamente afirmaron que no reconocerían los resultados de los referéndum fraudulentos de Putin. “Rusia no puede imponer ninguna voluntad por medios militares, ni mediante falsos referendos en territorios bombardeados y ahora ocupados”, sostuvo Emmanuel Macron, presidente de Francia.

 

Asimismo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, manifestó que "Los referéndum falsos no tienen legitimidad y no cambian la naturaleza de la guerra de agresión rusa contra Ucrania".

 

Por eso, frente a este escenario, Volodimir Zelesky, mandatario ucraniano afirmó: “Agradezco a todos los amigos y socios de Ucrania su condena masiva y firme de las intenciones de Rusia de organizar más pseudo-referendos”, dijo en su discurso diario.