Internacionales|04 de agosto de 2022

Renunció el cuarto primer ministro peruano en menos de un año

Se agrava la crisis del gobierno de Pedro Castillo 

Por

David Aguirre

Politica Hoy

Con la excusa de regresar a la enseñanza universitaria y la investigación académica (es abogado) y satisfecho de haber servido “al pueblo más postergado y olvidado”, presentó su renuncia el cuarto primer ministro de la gestión de Castillo, Aníbal Torres.

 

Desfile de ministros

El primer ministro o premier del Perú es el presidente del Consejo de Ministros. Es nombrado por el presidente y ratificado por el Congreso. Guido Bellido fue el primer designado en el cargo, que debió renunciar dos meses y 8 días después por denuncias de vínculos con organizaciones terroristas. Le siguió Mirtha Vásquez, que renunció a los cuatro meses por las denuncias de corrupción e irregularidades que empezaron a presentarse contra el gobierno de Torres. Su sucesor, Héctor Valer, ni siquiera llegó a jurar: fue denunciado por violencia de género. En tanto a Torres, que había empezado como ministro de justicia, tomó el cargo el 8 de febrero de este año.

 

Records

Castillo le ha tomado juramento a más de 60 funcionarios hasta ahora. Ningún gobierno latinoamericano alcanzó (por el momento) ese número.  Con poco más de cinco meses Aníbal Torres, ha sido el primer ministro con más tiempo de permanencia en el cargo. 

 

El conflicto de Hitler

En abril de este año, luego de una semana de graves protestas de agricultores y transportistas por el precio de los combustibles y peajes y por el estado de las rutas, Torres alcanzó notoriedad mundial al elogiar la construcción de carreteras por parte de Hitler. Siguieron unas aclaraciones previsiblemente más torpes, que agravaron la polémica y provocaron el rechazo de los gobiernos de Alemania e Israel.

 

Desaprobación

Con un 76% de disconformes con el rumbo de la gestión de Pedro Castillo, el gobierno enfrenta su peor momento y no se vislumbra una salida a la crisis política, agravada por los terribles índices económicos. Pero tampoco hay confianza en otras instituciones: el Congreso despierta el rechazo del 79% de la población.

 

Alianzas

Pedro Castillo alcanzó la presidencia gracias a una alianza con la izquierda progresista de Verónika Mendoza, lo que lo obligó a moderar su discurso en principio populista y conservador. Así logró vencer a Keiko Fujimori en segunda vuelta.

 

La alianza se dio por finalizada cuando Torres decidió deshacerse del ministro de economía Pedro Francke y la primera ministra Mirtha Vásquez, ambos de orientación progresista.

 

El Congreso peruano intentó dos veces destituir a Castillo (primer presidente peruano en funciones investigado por corrupción) por incapacidad moral pero la iniciativa no alcanzó los votos necesarios. Tampoco encuentra tranquilidad dentro de su propio partido, Perú Libre, que oscila entre la crítica despiadada y el apoyo con reservas. 

 

Acusaciones de corrupción

Las causas abiertas contra el gobierno de Castillo incluyen tráfico de influencias en ascensos militares, organización criminal, tráfico de influencias y colusión agravada en la licitación de una obra pública. Hace pocas semanas, el ex-ministro de Interior Mariano Gonzales (depuesto) promovió una demanda por encubrimiento por la demora injustificada en la creación de un cuerpo de policía especial para la investigación de delitos de corrupción