Taiwan|03 de agosto de 2022

El G7 exige a China evitar el uso de la fuerza en Taiwan

El G7 criticó el día de hoy la decisión de China de realizar ejercicios militares cerca de Taiwán en el contexto de la visita de Nancy Pelosi. 

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

Sin lugar a duda nos encontramos frente a uno de los momentos de mayor tensión entre China y Taiwán. En este sentido, la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taipéi tuvo un efecto desestabilizante en las delicadas relaciones de los países. Pese a las reiteradas advertencias de las consecuencias que tendría la llegada de la alta funcionaria, no fueron suficiente para hacerlas cambiar de intensión. 

 

Por eso, tras su paso fugaz por Taiwán, no es sorprendente la de cisión del gobierno chino de realizar maniobras militares en la región, claramente como “muestra” de poder. De esta manera, los ejercicios en torno a la isla constituyen un mensaje internacional tanto para Taipéi como para Estados Unidos. 

 

En este contexto, el G7, grupo integrado por las principales economías del mundo (EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia) rechazó enérgicamente la medida del régimen de Xi Jinping. 

 

"No existe ninguna justificación a utilizar esa visita como pretexto a una actividad militar agresiva en el estrecho de Taiwán", afirmaron en un comunicado los jefes de la diplomacia del G7. "Estamos preocupados por las amenazas de China, en particular por las maniobras con fuego real y las represalias económicas", agregaron también.

 

la fuerza para cambiar unilateralmente el statu quo

En esta línea, las potencias consideraron que la respuesta de China solo "aumenta la tensión y desestabiliza la región". Por lo tanto, pidieron al gobierno comunista que no use "la fuerza para cambiar unilateralmente el statu quo" de Taiwán.

 

"Es normal y rutinario que los legisladores de nuestros países viajen internacionalmente”, dijeron los cancilleres del G7 en el comunicado difundido en Alemania.

 

Por último, los altos funcionarios solicitaron a Xi Jinping resolver las diferencias “de forma pacífica” y recordaron que ninguno de sus miembros ha cambiado su posición con respecto a Taiwán, en referencia al apoyo al principio de "una sola China”.