Internacionales|17 de mayo de 2022

El Salvador: se profundiza la Guerra contra Pandillas

Como se dio a conocer en las noticias, las autoridades de EL Salvador detuvieron a más de 30.000 presuntos pandilleros en el marco de la “Guerra” contra estos grupos emprendida en el último tiempo.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

El Salvador detuvo a 30.506 personas desde el inicio de la “Guerra contra las pandillas” el pasado marzo para contener la ola de homicidios. En este sentido, Bukele lanzó esta operación militar tras el asesinato de 87 personas entre el 25 y 27 de marzo, crímenes que las autoridades atribuyen a estas agrupaciones.

 

"536 terroristas fueron capturados el domingo 15 de mayo, fecha en la que se cumplieron 50 días de régimen de excepción. Total de capturas desde que inició la guerra contra pandillas es de 30.506", detalló la Policía Nacional Civil (PNC) en Twitter.

 

De esta manera, el gobierno busca contrarrestar el poder de la Mara Salvatrucha, Barrio 18 Sureños y Barrio 18 Revolucionarios, quienes buscan extorsionar y presionar a las autoridades, como ya lo hicieron con los distintos presidentes. Si bien los miembros de las pandilla se cree que alcanzan los 70.000, el gobierno afirmó que un poco más de 46.000 de ellos están encarcelados.

 

Estado de excepción

Un punto importante es que esta ofensiva emprendida por el gobierno es posible gracias al régimen de excepción decretado por el Congreso el 27 marzo y prorrogado por un mes más el pasado 26 de abril. Esta medida restringe la libertad de asociación, el derecho a la defensa, amplía el plazo de las detenciones mientras se investiga y faculta intervenir las comunicaciones.

 

Asimismo, a pedido del mandatario, el Congreso, controlado por el oficialismo, aprobó a comienzos de abril una reforma para castigar con hasta 45 años de prisión a los miembros de las pandillas.

 

Denuncias de violación de derechos humanos

Frente a este escenario son múltiples las denuncias y críticas al estado de excepción, tanto a nivel nacional como internacional. Como resaltan diversos organismos humanitarios, la detención masiva de jóvenes sin el debido proceso es una flagrante violación de derechos humanos.

 

No obstante, el gobierno salvadoreño mantiene su postura y avanza con la “guerra” hacia estas pandillas. En esta línea, el vicepresidente del país, Félix Ulloa, justificó el 5 de mayo ante delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el derecho del Estado de mantener esta ofensiva.

 

“Al Estado salvadoreño le asiste el Jus ad Bellum para defender al pueblo de la violencia criminal de las pandillas (…). El Jus ad Bellum es la rama del derecho humanitario que define las legítimas razones que un Estado tiene para hacer la guerra de manera legítima y justa”, aseguró Ulloa.