Internacionales|11 de mayo de 2022

Escándalos y controversias por la Cumbre de las Américas

La exclusión de Venezuela, Cuba y Nicaragua de la próxima Cumbre de las Américas generó polémica entre los demás países asistentes al evento.

Por redacción

La IX Cumbre de las Américas se llevará a cabo del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, California. En este contexto, Estados Unidos, en cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana, informó por medio del Subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental, que el Presidente Biden “ha sido bien claro, que la presencia de los países que por sus actuaciones no respeten la democracia no van a recibir invitaciones”. Por este motivo, Cuba, Venezuela y Nicaragua no están invitados a asistir al evento. Esta decisión del gobierno estadounidense generó rápidamente polémica entre los medios y los líderes de los otros países, quienes se manifestaron tanto en contra como a favor de la decisión.

 

¿Qué es la Cumbre de las Américas?

El proceso de las Cumbres de las Américas fue iniciado con la Primera Cumbre de Miami del 9 al 11 de diciembre de 1994 por el Presidente Clinton buscando la creación del “Área de Libre Comercio de las Américas ALCA”, que se preveía entre en vigor en enero del año 2005, pero que no se logró.

 

No obstante, las Cumbres de las Américas se instaron como una reunión periódica para los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA). Como menciona por medio de su Secretaría de Cumbres de las Américas, las cumbres “reúnen a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados Miembros del hemisferio para debatir sobre aspectos compartidos, afirmar valores comunes y comprometerse a acciones concertadas a nivel nacional y regional con el fin de hacer frente a desafíos presentes y futuros que enfrentan los países de las Américas”. Asimismo, agrega que “el Proceso de Cumbres busca de una forma multidimensional fortalecer la democracia y la gobernabilidad, contribuyendo a reducir la pobreza y a incrementar las oportunidades en las Américas”.

 

Explicación de la exclusión

Como fundamentan desde el gobierno de Estados Unidos, quien le toca ser cede del encuentro este año, la situación actual en los países nombrados previamente violan los principios fundacionales de la organización. Tal como se estipula en la Carta Democrática Interamericana, tratado constitutivo con fuerza de ley nacional e internacionales para los países de la OEA, en su Artículo 1, “los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”.

 

Además, estos estados no cuentan con los elementos esenciales para la democracia establecidos en el Artículo 3: “el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.

 

Reacción de los países

Luego de darse a conocer la noticia, varios países decidieron expresar su opinión. En esta línea, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue uno de los primeros en afirmar que no asistirá a la cumbre si EEUU no invita a Nicaragua, Cuba y Venezuela.

 

“No es que no quiera. ¿En qué quedamos? ¿Vamos a respetar la independencia de los pueblos o no; la soberanía de los pueblos o no? ¿Va a ser solo el discurso?”, expresó el mandatario este miércoles.

 

De igual forma, Luis Arce, mandatario de Bolivia, se unió a la postura de México. “Consecuente con los principios y valores del Estado Plurinacional de Bolivia, reafirmo que una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena y, de persistir la exclusión de pueblos hermanos, no participaré de la misma”.

 

De esta manera, solo resta esperar a ver qué decisión terminará tomando finalmente la administración de Joe Biden. De mantener una postura intransigente, probablemente presenciemos varias ausencias al evento. No obstante, la invitación a estos países también será controversial, ya que será un guiño a los países autoritarios de Latinoamérica en un contexto mundial particular por la invasión de Rusia a Ucrania.