Internacionales|21 de septiembre de 2022

Éxodo ruso: el escape para no ir a la guerra

Tras el anuncio de Vladimir Putin de la movilización de reservistas, miles de personas escapan de Rusia.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

El día de ayer el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, anunció que Rusia movilizaría inicialmente a unos 300.000 reservistas, después de que Putin advirtiera que el Kremlin utilizaría todos los medios necesarios para ganar la guerra. En este contexto, los vuelos que salen del gigante se agotaron rápidamente y el éxodo ruso parece intensificarse.

 

No es ninguna novedad que varias personas tomaron la decisión de abandonar el país desde el estallido del conflicto el pasado 24 de febrero. De hecho, ya son muchos los especialistas que señalan la existencia de varias oleadas. No obstante, el anuncio del ministro frente a un escenario más complejo para el Kremlin en Ucrania, sin lugar a duda exacerbó el pánico y temor en Rusia.

 

Orden de Putin

La medida de una “movilización parcial” de los rusos en edad de combatir entrará en vigor este mismo miércoles. Como subrayó Putin, la decisión responde a la necesidad de defender la soberanía e integridad territorial del país. Asimismo, aclaró que serán llamados a filas solo reservistas que hayan cumplido el servicio militar obligatorio.

 

"Considero necesario apoyar la propuesta (del ministerio de Defensa) de movilización parcial de los ciudadanos en la reserva, aquellos que ya han servido (...) y que tienen una experiencia pertinente", declaró en un discurso previamente grabado y transmitido en la televisión.

 

"El decreto de movilización parcial contempla medidas adicionales para cumplimiento de los pedidos a la industria militar", añadió Putin. Además, insistió en que la decisión de lanzar una "operación militar preventiva (en Ucrania) fue absolutamente necesaria y la única posible", ya que el ataque ucraniano contra el Donbás era inevitable.

 

Huida de Rusia

Luego de estas declaraciones, rápidamente se agotaron los vuelos directos a ciudades de países exsoviéticos cercanos, como Armenia, Georgia, Zerbaiyán y Kazajstán. Por su parte, Turkish Airlines indicó en su página web que los vuelos a Estambul, que se ha convertido en un importante centro de viajes hacia y desde Rusia, estaban totalmente reservados hasta el sábado. Mientras que el medio de comunicación ruso RBC informó de que no había asientos disponibles en los vuelos a destinos que no requieren visado hasta el viernes.

 

De igual forma, los datos de Google mostraron que las búsquedas en Rusia de “billetes” y “avión” se multiplicaron con creces después de las 06.00 GMT del miércoles, cuando comenzó el discurso televisado grabado de Putin.

 

De esta manera, pese a que el anuncio solo se refería a una movilización parcial, el pánico se apoderó de una gran parte de la población rusa. La realidad es que la decisión no hizo más que sembrar la duda en la sociedad, ya que costumbre en el país, nunca se tiende a dar conocer la situación real del conflicto.

 

¿Guerra perdida?

Como señalaron varios especialistas, estas decisiones de Putin van de la mano con la pérdida de posiciones en Ucrania tras su lanzamiento de una contraofensiva exitosa. En este escenario, a pesar de que Moscú se niega a dar explicaciones o brindar un parte veraz sobre el estados, claramente la situación es muy complicada.

 

Por ejemplo, el día de ayer el Kremlin reconoció que cerca de 6.000 soldados han muerto desde el inicio de la invasión. Sin embargo, la cifra es sumamente inferior a la que afirman Ucrania y Occidentes, quienes creen que el número es de aproximadamente “unos 55.110” militares rusos. Además, incluso si no fuera verdad lo que plantea la otra parte del conflicto, si realmente la cifra sería tan baja, no tendría sentido movilizar parcialmente a 300 mil personas.

 

En consecuencia, se vienen unas semanas complejas para ambos bandos en el marco del conflicto. Si bien actualmente Ucrania está recuperando bastante territorio, deberá estar preparado para cuando el Kremlin redoble esfuerzos. Mientras que, por su parte, Moscú claramente tendrá que redefinir su estrategia ya que, por el momento, no hizo más que fracasar en cumplir el propósito de invasión rápida que termine con el completo control del país.