Internacionales|19 de septiembre de 2022

La derecha italiana a un paso de ser gobierno

A menos de una semana de las elecciones generales de Italia, Giorgia Meloni, candidata de la derecha, se posiciona como la favorita de las encuestas.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

El próximo 25 de noviembre se celebrarán en Italia las elecciones generales para definir quién presidirá el gobierno del país tras la renuncia de Mario Draghi. En este contexto, Giorgia Meloni, líder de derecha de los Hermanos de Italia, podría convertirse el próximo 25 de septiembre en la primera mujer en presidir el Estado.

 

Como señalan diversos sondeos, la política de ultraderecha cuenta con una intención de voto en torno al 25%, mientras que, la coalición de derecha podría incluso llegar a quedarse con el 70% del Parlamento. De esta forma, con una lista en la que figuran socios como Matteo Salvini (Liga) y Silvio Berlusconi (Forza Italia, FI), además del progresista Enrico Letta (Partido Demócrata, PD), Giuseppe Conte (Movimiento 5 Estrellas, M5S) y el centrista Carlo Calenda (Acción), Meloni se acerca cada vez a la casa de gobierno.

 

¿Quién es Giorgia Meloni?

Nacida y criada en Garbatella, un barrio de clase trabajadora de Roma, Meloni se involucró en la política a los 15 años después de registrarse en Fronte della Gioventù, el ala juvenil del Movimiento Social Italiano (MSI), un partido establecido por Giorgio Almirante, quien era un ministro en el gobierno del dictador fascista Benito Mussolini.

 

No obstante, el ascenso de Meloni en la política recién llega con el ascenso de Berlusconi, quien llegó al poder por primera vez en 1994 en coalición con la reformada Alianza Nacional y la Liga del Norte [ahora la Liga]. El gobierno solo sobrevivió un año, pero la alianza regresó para un segundo mandato en 2001. En 2006 se convirtió en la vicepresidenta adjunta más joven de la Cámara de Diputados. Berlusconi regresó para su tercer período como primer ministro dos años después, nombrando a Meloni como ministra de la juventud. A partir de ese momento, la líder de extrema derecha comenzó a crecer lentamente en la polítca Italiana, aunque con un acelerado ascenso en el último año.

 

Ahora, tanto por sus inicios fascistas, así como por sus propuestas, Meloni se consolidó como una de las figuras más controversiales del país actualmente. Para darnos una idea, la política se muestra a favor de favorecer a los italianos, postula el "gran reemplazo" -una teoría conspirativa que asegura que la inmigración busca terminar con la población local europea- y es abanderada de los "valores cristianos", lo que la enfrenta con el feminismo y el movimiento LGBTIQ. Asimismo, como varios de sus pares, a pesar de no comprometerse a avanzar con medidas concretas, Meloni no cree en el proyecto europeo.

 

¿Qué explica el ascenso de la derecha?

Son múltiples los factores que hay que tener en cuenta para comprender el complejo panorama actual en la tercera economía más importante de la Unión Europea. Ahora, entre las variables más importantes, se destaca la explotación del descontento social por parte de la derecha, y su “coherencia” como oposición en los tres ejecutivos de la legislatura.

 

Además, este meteórico ascenso se enmarca en un contexto de importantes avances de la extrema derecha en Europa. No debemos olvidar que el pasado abril el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, obtuvo un nuevo mandato y una mayoría legislativa absoluta; mientras que, el mismo mes, Marine Le Pen se acercó como nunca antes a la presidencia francesa.

 

De esta forma, debemos comprender que el crecimiento de la extrema derecha no solo responde a variables internas, sino que excede a la realidad política, económica y social de Italia. Como afirmó Meloni en algunas oportunidades, en caso de ganar se acabará la "diversión" en Europa. Pensamiento que va en sintonía con lo planteado por Orbán y Le Pen.

 

Sin lugar a duda, comienza una semana complicada en la política italiana. Cuál será el impacto concreto de la llegada de la extrema derecha al país solo el tiempo lo podrá confirmar. Ahora, con una posible holgada mayoría, es de esperar que Italia se prepare para importantes cambios.