Europa|02 de agosto de 2022

La OTAN advierte que intervendrá si se agravan los conflictos entre Serbia y Kosovo

Tensión en la frontera debido a restricciones para la circulación.  

Por

David Aguirre

Politica Hoy

Desde el primer día de agosto, los documentos de los ciudadanos serbios que ingresaran a Kosovo dejaban de tener validez y debían ser reemplazados por otro expedido por las autoridades kosovares. También las patentes de los vehículos serbios dejaban de tener validez a partir de este mes. Ambas medidas se vienen anunciando hace dos meses. 

 

Los serbios étnicos, mayoría en el norte de Kosovo, resistieron siempre la medida y la tensión fue en aumento a medida que se llegaba a la fecha estipulada.

 

Este fin de semana circularon rumores de ataques armados contra policías kosovares en zonas de frontera. No llegaron a confirmarse y hasta el momento no se reportó ningún herido. Las autoridades serbias negaron cualquier tipo de incidente.

 

Desde el domingo por la tarde, sin embargo, todo tipo de vehículos pesados serbios bloquearon los pasos fronterizos de Jarinje y Brnjak como señal de protesta. Las fuerzas policiales de Kosovo respondieron cerrando la frontera. Con el correr de las horas aumentó la concentración de manifestantes serbios en la zona.

 

Reciprocidad

El primer ministro kosovar, Albin Kurti, indicó que las medidas son una respuesta a los iguales requisitos exigidos por las autoridades de Belgrado para la circulación por su territorio.

 

Marcha atrás

Las autoridades de Kosovo suspendieron la aplicación de las medidas de una reunión con el embajador de Estados Unidos en Pristina, Jeffrey Hovenier. Se comprometieron a ampliar el plazo otros 30 días. 

 

Leales

Los serbios del norte de Kosovo no reconocen la independencia de esta región que, sin embargo, fue reconocida por otros 100 países (entre ellos Estados Unidos y países de la Unión Europea). Cuentan con apoyo político y financiero del gobierno del presidente Aleksandar Vucic, que advirtió que “Serbia ganará” si sus ciudadanos son atacados.

 

El primer ministro kosovar, Kurti, por su parte, responsabilizó a Vucic por los disturbios del pasado fin de semana. 

 

Aunque ambos países pidieron el ingreso en la OTAN, desde 2011 las conversaciones impulsadas y presididas por la Unión Europea desde 2011 no han conseguido todavía la normalización de las relaciones. 

 

Advertencia

En tal estado de cosas, la OTAN emitió un comunicado por medio de la KFOR (Kosovo Force), misión local encargada de vigilar de cerca la situación en los Balcanes, en el que asegura que “está preparada para intervenir si la estabilidad se ve comprometida (...) Nuestra misión de la OTAN está totalmente enfocada en el implemento diario del mandato de las Naciones Unidas para asegurar un clima de seguridad y libertad de movimiento de todas las personas de Kosovo”.