Internacionales|22 de junio de 2022

Las protestas indígenas en Ecuador ponen en jaque al Gobierno de Lasso

Ecuador decretó Estado de excepción en medio de protestas que reclaman al gobierno de Guillermo Lasso reformas sociales y económicas.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

Hace más de una semana explotaron protestas masivas en Ecuador encabezadas por la comunidad indígena del país, quienes exigen reformas sociales y económicas. En este contexto, el gobierno de Guillermo Lasso decretó Estado de Excepción en varios provincias, mientras se encuentra cada vez más acorralado.

 

En un comienzo, las manifestaciones se concentraron en la región norteña de Pichincha, que incluye a la capital, Quito, Cotopaxi e Imbabura. No obstante, rápidamente se extendieron a Chimborazo, Tungurahua y Pastaza. Por este motivo, si bien inicialmente el presidente había decretado régimen de excepción por 30 días en tres provincias, rápidamente anunció la medida para tres más con el objetivo de garantizar “la defensa de nuestra capital y nuestro país”.

 

Esto permite al Estado restringir el libre tránsito y que las autoridades implementen el uso "progresivo de la fuerza" para "neutralizar las acciones violentas". De igual forma, dentro de las limitaciones del decreto está la suspensión del derecho a la libertad de reunión, por lo que las aglomeraciones están prohibidas.

 

"Con esta decisión se precautela el bienestar de la ciudadanía frente a la violencia. A la vez se tutelan los derechos de quienes se manifiesten pacíficamente", sostuvo la Secretaría de Comunicación.

 

Durante las jornadas de protestas, los manifestantes bloquearon rutas en diversos puntos del país. Además, como resultado de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, el gobierno reportó un muerto y decenas de heridos y detenidos.

 

¿Por qué iniciaron las protestas?

Las protestas de esta semana fueron convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), un grupo creado en 1986 y que aglutina a las poblaciones originarias del país sudamericano. Asimismo, de acuerdo con el movimiento, se unieron a las manifestaciones gremios de trabajadores y estudiantes universitarios.

 

Entre los principales reclamos, se encuentra el control de precios del combustible en el país, el cual aumentó considerablemente desde 2020. El valor del diésel casi se duplicó, de US$1 a US$1,90 por galón (3,8 litros), y la gasolina aumentó de US$1,75 a US$2,55. Además, en las protestas también se pide la protección de los territorios indígenas, así como el aumento del gasto público.

 

En esta línea, la Conaie detalló sus exigencias en diez puntos publicados en su cuenta de Twitter:

 

Reacción del gobierno

En un desesperado intento por frenar las manifestaciones, Lasso anunció el viernes pasado aumento en el subsidio mensual para las familias de menores recursos de Ecuador. En principio, el valor del bono de desarrollo humano subirá de US$50 a US$55.

 

Incluso, la agencia Efe informó que el gobierno condonará créditos vencidos de hasta US$3.000 en el Banco Estatal de Desarrollo y que subsidiará a pequeños y medianos agricultores con la mitad del costo de fertilizantes.