Internacionales|04 de agosto de 2022

Nuevamente incrementan las tensiones entre Armenia y Azerbaiyán

Nuevo episodio de violencia entre Armenia y Azerbaiyán preocupa a la comunidad internacional. 

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

Una vez más Armenia y Azerbaiyán atraviesan por un período de tensiones en medio de acusaciones cruzadas de supuestos ataques. De esta manera, mientras Armenia hace un llamado a la comunidad internacional a frenar las “acciones agresivas” del otro país; Azerbaiyán denuncia que frustró un ataque en un enclave crucial. 

 

De acuerdo con los primeros reportes, Azerbaiyán tomó por la fuerza varias posiciones armenias y destruyó objetivos ubicados en Nagorno Karabaj. En este contexto, se encienden las alarmas por un temor a una escalada bélica en la región del Cáucaso. 

 

Historia del conflicto

Los países libraron dos guerras, en 2020 y en la década de 1990, por la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, poblada por armenios. En el caso del primer conflicto, el mismo permitió la separación del enclave de Azerbaiyán con el apoyo de Armenia tras un sangriento conflicto étnico. 

 

No obstante, en 2020 el país logró recuperar parte del territorio controlado por separatistas. Para darnos una idea de la magnitud del conflicto, tan solo seis semanas de combate en 2020 se cobraron más de 6500 vidas, poniendo fin al acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia. 

 

Las negociaciones de los tres Estados permitieron acordar que Armenia ceda franjas de territorio que había controlado durante décadas y Rusia desplegó unas 2.000 fuerzas de paz para supervisar la frágil tregua. Asimismo, el acuerdo firmado estipula que en tres años las partes deben acordar “el plan de construcción de una nueva ruta de tránsito” en el corredor de Lachin.

 

Hoy, el conflicto se reaviva tras las medidas de Azerbaiyán de avanzar por sobre lo establecido en el acuerdo y tomar a la fuerza distintas regiones. 

 

Acusaciones de Armenia

Luego de este episodio de violencia en el enclave disputado de Nagorno Karabaj, Armenia instó a los otros países a intervenir. El gobierno armenio "llama a la comunidad internacional a adoptar medidas para frenar las acciones agresivas (...) de Azerbaiyán, activando los mecanismos necesarios para ello", indicó un comunicado de la cancillería en Ereván.

 

Además, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia denunció la violación del alto el fuego al lanzar un ataque en zonas controladas por loas fueras de paz.

 

Denuncia de Azerbaiyán

Por su parte, el Ministerio de Defensa azerí dijo que Armenia violó gravemente el alto el fuego al cometer un acto de sabotaje en el que murió un soldado. Además, Bakú dijo que sus fuerzas rechazaron un intento armenio de capturar una colina en una zona controlada por las fuerzas de paz rusas.

 

"Como resultado, los combatientes de las formaciones armadas ilegales armenias resultaron muertos y heridos", dijo en un comunicado, exigiendo la retirada de todas las tropas armenias de la zona y prometiendo contramedidas "aplastantes" si fuera necesario.

 

Intervención de la Unión Europea y EEUU

Frente a este alarmante escenario, la Unión Europea instó a un “cese inmediato de hostilidades”. 

 

"Es esencial una desescalada, con un respeto cabal del cese el fuego y el retorno a la mesa de negociaciones para buscar una solución negociada", dijo en un comunicado el portavoz del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

 

Asimismo, el portavoz del departamento de Estado de EEUU, Ned Price, expresó su preocupación por los nuevos combates y urgió tomar “pasos inmediatos para reducir las tensiones y evitar una mayor escalada".