Internacionales|14 de mayo de 2022

OTAN: Turquía se opone al ingreso de Suecia y Finlandia

Ante las especulaciones y las intenciones de Suecia y Finlandia de ingresar a la alianza militar, el presidente turco se mostró reacio a su adhesión.  

Por Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

El mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó este viernes que el país no está de acuerdo con el ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN, acusando a estos estados escandinavos de dar refugio a militantes kurdos. Esto sucede luego de las declaraciones de las autoridades gubernamentales que desean un ingreso “sin demora” a la alianza, un gran cambio en su política exterior.

 

Previo a la invasión rusa a Ucrania, estos Estados abogaban por una política de no alineamiento militar. Ahora, con el estallido del conflicto, la opinión pública rápidamente viró a favor de un ingreso en la OTAN, lo que sería un gran golpe para el Kremlin. No obstante, con las novedades respecto a la postura de Turquía, estas negociaciones se podrían paralizar.

 

"No tenemos una opinión positiva. Los países escandinavos son como una casa de huéspedes para organizaciones terroristas", dijo a la prensa Erdogan, citando al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado un grupo "terrorista" por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos.

 

"Seguimos actualmente la evolución de Suecia y Finlandia, pero no tenemos una opinión positiva, porque cometieron un error en la OTAN con respecto a Grecia antes, contra Turquía", declaró el jefe de Estado después de la oración del viernes en Estambul.

 

¿Qué ocurrió con el pueblo kurdo?

Para comprender esta postura se debe tener en cuenta la lucha entre el gobierno turco con el pueblo separatista kurdo, conflicto que se desarrolla ya hace muchos años. Los kurdos conforman la minoría étnica sin Estado propio más importante de Medio Oriente, representando entre el 15% y 20% de la población turca.

 

Ahora, si bien se encuentran distribuidos en 4 país (Siria, Turquía, Irak e Iran), el principal conflicto es con el gobierno de Erdogan. Se trata de una guerra intermitente, con altos al fuego y violaciones del mismo. Por lo tanto, como resultado de la denominada “guerra sincronizada contra el terrorismo” emprendida por Turquía, son miles los desplazados y refugiados kurdos, varios de ellos recibidos por países europeos.

 

¿Ingreso paralizado?

De esta manera, teniendo un pantallazo del complejo contexto de las relaciones entre países, es posible comprender la postura de Erdogan. Por lo tanto, de mantener la misma opinión, el ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN quedará paralizado.  Esto se debe a que cualquier ampliación formal de la alianza requiere la aprobación unánime de todos sus miembros.

 

Como se estipula en el Artículo 10 de su texto oficial “Las partes pueden, por acuerdo unánime, invitar a ingresar a cualquier Estado europeo que esté en condiciones de favorecer el desarrollo de los principios del presente Tratado y de contribuir a la seguridad de la zona del Atlántico Norte".

 

En consecuencia, incluso si ambos países nórdicos cooperan con la OTAN desde 1994 en el marco del programa de la Asociación para la Paz, este gran paso se vería imposibilitado por Turquía.