Internacionales|16 de mayo de 2022

Rusia vs Finlandia y Suecia: controversial ingreso a la OTAN

Ante la decisión de los países nórdicos de ingresar a la alianza militar y romper su histórica neutralidad, el Kremlin advirtió que esto “tendrá consecuencias de largo alcance”.

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

El gobierno de Finlandia y Suecia anunciaron en los últimas días sus intensiones de ingresar formalmente a la OTAN y romper su postura neutral, la cual caracterizó su política exterior a lo largo de la historia. Mientras que, frente a este escenario, Rusia decidió lanzar una advertencia de las consecuencias de su decisión.

 

Ingreso a la OTAN

Después de cerca de dos siglos de no alineamiento militar "cerramos una era para entrar en otra", destacó la primera ministra sueca Magdalena Andersson en una conferencia de prensa el día de hoy.

 

Por su parte, el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, y el Gobierno finlandés, quienes aprobaron formalmente la solicitud de ingreso, manifestaron que "Es un día histórico. Se inicia una nueva era. Nace una Finlandia protegida como parte de una región nórdica estable, fuerte y consciente de sus responsabilidades".

 

De esta manera, ambos países ponen fin a la etapa de neutralidad y aspiran a ingresar a la alianza militar en un plazo máximo de un año. Desde la invasión rusa de Ucrania, Finlandia ha tomado la iniciativa y Suecia ha ido a remolque. Ambos países cambiaron drásticamente la opinión pública sobre su posible ingreso y su proyección exterior, considera crucial un mayor involucramiento.

 

Ahora, un punto importante es que consideran esencial el ingreso de los dos países. Si Suecia se convirtiese en el único país no miembro de la OTAN en la zona del mar Báltico, con la excepción de Rusia, se encontraría "en una posición muy vulnerable" dijo Andersson.

 

¿Percances para el ingreso?

En cuanto a los procedimientos necesarios, se debe destacar que es necesario la aprobación unánime de los miembros de la OTAN para aceptar a un nuevo país, algo que actualmente complica el ingreso de Suecia y Finlandia. Esto se debe a que Turquía, miembro de la alianza, no ve con buenos ojos la adhesión de estos estados por diferencias que en principio se ven como irreconciliables.

 

"Estamos siguiendo los acontecimientos en Suecia y Finlandia, pero no tenemos una opinión positiva al respecto. Porque antes se equivocaron con la OTAN con Grecia, las administraciones que nos precedieron, y ustedes saben la actitud que tomó Grecia contra Turquía al llevar a la OTAN detrás de ella. Nosotros, como Turquía, no queremos cometer un segundo error en esta cuestión", declaró el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

 

De esta manera, son sumamente importante las negociaciones con este país si se desea que Turquía ceda en su postura y exigencias. Por este motivo, la OTAN intenta apaciguar estas reservas de último minuto y alcanzar un acuerdo con el gobierno de Erdogan, ya que de no hacerlo, el ingreso quedará truncado.

 

Amenazas de Rusia

En cuanto al Kremlin, no es ninguna novedad su postura sobre lo sucedido. Sin lugar a duda cuando tomó la decisión de invadir a Ucrania el pasado 24 de febrero, la solicitud de ingreso a la alianza por parte de Suecia y Finlandia, países históricamente neutrales, no estaba dentro de sus posibles escenarios. Lejos de lograr retrotraer la influencia de la OTAN en Europa, el tiro le salió por la culata.

 

Por este motivo, Moscú no demoró en expresar su desacuerdo con la decisión de los países nórdicos y lanzar una dura advertencia. “Es un grave error adicional cuyas consecuencias tendrán un largo alcance”, aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores, Serguei Riabkov.

 

De acuerdo con el funcionario, Rusia no se quedará de brazos cruzados. Suecia y Finlandia “no deben hacerse ninguna ilusión de que simplemente nos resignaremos a ello”, enfatizó Riabkov.