Rusia|20 de septiembre de 2022

Territorios prorrusos anuncian un referéndum de adhesión a Rusia

Lugansk, Donetsk, Jérson y Zaporiyia buscan unas “inmediatas” elecciones populares para unirse a Moscú en medio de una crítica retaguardia.

Cuanto antes seamos parte de Rusia, antes tendremos la paz

Cuatro territorios separatistas prorrusos del sudeste de Ucrania planean organizar un referéndum de adhesión a Rusia

 

Lugansk, Donetsk, Jérson(sur) y Zaporiyia(sudeste), parcialmente bajo dominio ruso, anunciaron este martes que celebrarán las elecciones cívicas entre el 23 y 27 de septiembre. La iniciativa surgió en un principio de los sectores prorrusos en Donetsk y Lugansk: ambos territorios del Donbás reconocidos por el presidente Vladimir Putin como “repúblicas independientes”.

 

Seguido de esto, los órganos separatistas de Jérson y Zaporiyia, donde se encuentra la central nuclear más grande de Europa, coincidieron con la idea de las provincias del este. Por lo tanto, si el referéndum avala la anexión a Rusia, el gobierno de Putin no solo contaría con el suministro de gas de cara al próximo invierno, sino que también tendría un gran bastión energético.

 

“Nosotros, los participantes de la Cámara Pública de ciudadanos de la región de Zaporiyia, demandamos organizar de inmediato un referéndum para la unión de nuestra región con la Federación Rusa. Las condiciones de seguridad ideales no existen. Cuanto antes seamos parte de Rusia, antes tendremos la paz, indica el comunicado que recibió la agencia rusa Interfax.

 

En la misma línea, el ex presidente ruso Dmitri Medvedev señaló que los referéndums son de “gran importancia” porque el Kremlin consideraría que un ataque contra los prorrusos equivaldría a un ataque contra Rusia. “Invadir el territorio ruso es un crimen, cuya comisión le permite usar todas las fuerzas de autodefensa. Una vez realizados estos referendos y una vez que estos territorios pasen a ser parte de Rusia, la transformación geopolítica del mundo será irreversible, publicó vía Telegram.

 

El canciller alemán, Olaf Scholz, indicó los referéndums son una “farsa” y que se trata de un “intento de agresión imperialista ruso”. "Es muy, muy claro que esos referendos no pueden ser aceptados y no están amparados por el derecho internacional, subrayó. 

 

DW - AP - The New York Times