Agenda|21 de mayo de 2022

Guzmán vs los gobernadores: no hay acuerdo para el presupuesto 2022

Exigen subsidios para el transporte en sus provincias y fondos para obra pública. El ministro no cede y el presupuesto sigue a la espera.

Por

Tomás Carlino

Todavía, estando casi a mitad de año de 2022, no fue sancionado el presupuesto. Esto se debe a que, en diciembre del 2021, cuando se estaba discutiendo en la Cámara de Diputados el proyecto de presupuesto 2022, este fue rechazado por la oposición. El objetivo entonces del poder ejecutivo fue hacer un decreto de necesidad y urgencia (DNU), prorrogando el presupuesto del año pasado, y aplicándolo a este año, con asignaciones y montos actualizados. Ese DNU nunca apareció en el boletín oficial.

 

La fecha para que salga el nuevo presupuesto era el pasado 15 de abril, pero por las internas en el gobierno y las demandas de los gobernadores y otros integrantes de la coalición con el objetivo de reasignar partidas, el presupuesto nunca salió. Desde el gobierno avisaron, luego de ese 15 de abril “Seguramente la semana que viene va a salir”.

 

Hoy, estando ya a fines de mayo, la prórroga del presupuesto aún no salió, pero podemos entender un poco mejor porque no sucedió. Si bien desde el oficialismo alegaron problemas técnicos, y normales que se dan para hacer el presupuesto, la tardanza en su sanción se debe a las profundas diferencias entre el Ministro de Economía, Martin Guzmán, y los gobernadores peronistas

 

Desde el oficialismo admiten que el ajuste que busca hacer Guzmán sobre las provincias sería “sanguinario”. El ministro busca recortar los subsidios al transporte en el interior, obligando a los gobernadores a aumentar las tarifas, y las transferencias directas e indirectas a sus distritos. No solo eso, sino que también, como expresó el presidente Alberto Fernández el día de ayer, Martin Guzmán quiere aumentar los derechos de exportación, lo que perjudicaría aún más las economías regionales de las provincias.

 

El presupuesto debe ser firmado por el Jefe de Gabinete de Ministros para ser aprobado, y Manzur representa a los gobernadores. Justamente por su posición estratégica dentro del poder ejecutivo, el Jefe de Gabinete busca obligar a Guzmán a negociar el DNU, y que este no afecte las transferencias a las provincias. Desde el gabinete argumentan que ahora el problema es que el Ministro de Economía está “demasiado empoderado” ya que al ser apuntado por Cristina Fernández, se considera “blindado” por el Presidente. Mientras Martin Guzmán no negocie con Juan Manzur y los gobernadores, no habrá un presupuesto para 2022.