Perú|12 de agosto de 2022

Perú: allanan el Palacio Presidencial y detienen a la cuñada del presidente

Una vez más el presidente de Perú se encuentra envuelto en escándalos tras el allanamiento a la residencia presidencial en busca de su cuñada acusada corrupción. 

Por

Victoria Contreras del Olmo

Política Hoy I Internacionales

A un año de su llegada al poder, lejos de poder avanzar con un plan de gobierno, Pedro Castillo solo lucha por mantenerse en el cargo. Luego de tres intentos de juicio político, investigaciones en su contra y el constante escrutinio de la oposición y la sociedad, el presidente se encuentra cada vez más acorralado. En este sentido, tanto Castillo como esposa, Lilia Paeredes, afrontan seis investigaciones fiscales.

 

El presidente es señalado en la tesis del Ministerio Público de ser cabecilla de una red criminal que se habría instalado en los puestos más altos del Ejecutivo para colocar a personas de su confianza en puestos claves para después de echar andar su principal modalidad: las licitaciones públicas fraudulentas.

 

En esta oportunidad, la Fiscalía pidió la captura de Yenifer Paredes, cuñada del mandatario, por corrupción y tráfico de influencias. Después de pasar 12 horas en condición de prófuga, Paredes se apersonó a las 17:30 horas en la Fiscalía para ponerse a disposición de la Justicia. Cabe resaltar que, en ese período, la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (Diviac) allanó el Palacio de Gobierno buscando sin éxito a la cuñada.

 

¿Por qué la detuvieron?

Para la Fiscalía, Paredes es una pieza clave de la red de corrupción y lavado de activos dirigida supuestamente por el jefe de Estado peruano. Los fiscales señalan a la primera dama como coordinadora del grupo criminal y a tres cuñados del presidente como testaferros, entre ellos Yenifer Paredes.

 

Asimismo, acusan a varias personas del círculo cercano del presidente de haber dirigido empresas ficticias. En esta línea, para la Fiscalía, Paredes habría ayudado al propietario de una de esas compañías a obtener contratos de obras públicas pese a carecer de los recursos económicos y la experiencia para llevarlas a cabo, según la fiscalía.

 

En cuanto a otros implicados en la red de corrupción, se señala un sobrino de Castillo -quien era asesor-, el exministro de Transporte y a un exsecretario presidencial. Un punto importante a tener en cuenta es que los dos primeros se encuentran prófugos de la Justicia.

 

Defensa de Pedro Castillo

Por su parte, el presidente de Perú busca desesperadamente despegarse de olas causas. Ante la sexta y última investigación abierta en su contra por obras adjudicadas en las provincias de Chota y Cajatambo, Castillo arremetió contra la oposición.

 

“Hoy ante el pueblo peruano y ante tantas acusaciones que se hacen, como no tienen las pruebas, se han ensañado en crearlas, como no tienen las pruebas, quieren construirlas. Quieren hacer ver ante el país que tengo otras cuentas, aquí las únicas cuentas que tengo que dar es al pueblo peruano con trabajo y lealtad, con honestidad y con transparencia”, afirmó el mandatario.