Opinión|18 de noviembre de 2021

The Economist dijo que comenzó "el fin del kirchnerismo": el análisis

La revista británica calificó a la situación del gobierno de Alberto Fernández como una verdadera "paliza". ¿El verdadero perdedor? el Kirchnerismo.

Por Enzo Caldora

Política Hoy

Si el Kirchnerismo a algo le huye, es a los números. La realidad paralela en la que vive el gobierno entiende que perder por 2 millones de votos a nivel Nacional es una amplia victoria, tal como declaró la candidata bonaerense del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz: "Nosotros ganamos perdiendo y ellos perdieron ganando" .

 

Los medios internacionales hablaron de las elecciones, The Financial Times escribió sobre la "paliza" electoral que recibió el gobierno y The Economist considera que la gran perdedora de esta elección es la vicepresidente Cristina Kirchner, quien cada vez niega más su apellido paterno, Fernández. 

 

Sorprendente es entender que a pesar de perder en todo el país el gobierno de Alberto Fernández decida llamar a "celebrar la victoria". ¿Es acaso una victoria perder en la Ciudad de Buenos Aires por más de 20 puntos? ¿Es una victoria perder en la Provincia de Buenos Aires? ¿Es una victoria perder en la cuna del Kirchnerismo, Santa Cruz?, preguntas que realmente desconciertan. 

 

Lo incierto es conocer qué camino tomará el presidente Fernández en los próximos dos años, aunque mucho dejó entrever ya luego de los festejos en el bunker del domingo y en su discurso por el Día de la Militancia. El camino habla cada vez más de Cristina: cerrado al diálogo, negando la realidad, y tapado por el nucleo de un gobierno que no puede encontrarle la vuelta. The Economist escribe: "Se considera a sí mismo socialdemócrata y gobierna en un matrimonio político sin amor con Cristina Fernández de Kirchner”, a quién la editorial considera como una populista de izquierda. 

 

Aunque la denominación de Peronismo cambia según la conveniencia de turno, hoy se encuentra en uno de sus peores momentos, unidos sin disidentes y enraizados con los K, por primera vez desde 1983 perdieron la mayoria del Senado que encabeza la ex presidente. Con la necesidad de escribir sobre el futuro del Kirchnerismo, la revista afirma: "la elección puede marcar el principio del fin del kirchnerismo”.

 

"La elección puede marcar el principio del fin del kirchnerismo” afirma The Economist

 

El futuro de la alianza electoral de Todos lo va a decidir Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo al que Argentina deberá abonar USD 21.000 millones en el próximo año. El camino dividirá probablemente a las cabezas del ejecutivo nacional, en una solución que se define como defaultear, devaluar o acordar.

 

Hoy la economía ya no la principal preocupación del gobierno, se sabe que hacer, pero no conviene. Será entonces cuestión de recuperar los votos que se supieron conseguir en 2019, como los 2 millones que perdieron en la madre de las batallas, y asegurar al menos una nueva Alianza que aunque atada con alambres, permita la continuidad en 2023.

 

The Economist concluye lo que muchos ya sabemos: "no tienen un proyecto para el futuro, y ése es el más grande problema de la Argentina”, recordando que la crisis institucional que atravesó el país en el 2001. Pero no nos preocupemos, que mientras que el "peronismo" gobierne, pocas posibilidades de un golpe existen. 

 

 

EC